Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AT&T y Tres Cantos

Primero llegó AT&T y mucho después, se independizó Tres Cantos. La llegada de la multinacional norteamericana AT&T a la recién creada Comunidad de Madrid 'en 1985, para instalar una factoría en Tres Cantos, núcleo urbano dependiente del municipio de Colmenar Viejo, fue la primera gran alegría de los gobernantes socialistas, que habían estrenado una institución sin competencias y con escaso presupuesto. El presidente regional, entonces Joaquín Leguina (PSOE), hizo crecer un parque tecnológico alrededor del lugar donde AT&T puso los ladrillos de lo que sería su primera fábrica en Europa.Tras la multinacional AT&T, que inauguró su complejo productivo de Tres Cantos en 1987, llegaron otras muchas empresas que convirtieron aquel territorio sin colonizar en el polígono de actividades económicas de más alta tecnología de toda la región.

Tres Cantos se llenó de empresas, de trabajadores, de casas, de calles y de vecinos. Y cuatro años después de que AT&T abriera sus puertas en el parque tecnológico, el núcleo urbano de Tres Cantos se hizo municipio, independizándose de Colmenar Viejo, al que dejó más pobre y con más deudas que nunca.

Con las nuevas inversiones que anuncia la multinacional norteamericana Lucent Technologies, empresa surgida de la reestructuración de AT&T, los alcaldes de Tres Cantos y Colmenar Viejo atisban un futuro prometedor para sus pueblos. José María de Federico (PP), regidor de Colmenar Viejo, andaba ayer muy interesado en colocar a algunos vecinos de su municipio en la factoría de Tres Cantos, aprovechando los 40.000 millones de pesetas que se van a invertir en ese centro. "Para el pueblo puede ser interesante que los futuros trabajadores que la fábrica va a contratar puedan comprarse en Colmenar una casa", explica José María de Federico. "Pero, socialmente, lo que más deseamos es que se puedan colocar algunos de nuestros vecinos en esa empresa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de diciembre de 1997