Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tres países bálticos presionan desde Bonn para entrar juntos en la UE

Estonia, Letonia, y Lituania presionan desde Bonn para conseguir una integración rápida y conjunta en igualdad de condiciones en la Unión Europea. Tres altos funcionarios de los tres países del Báltico -dos ministros de Exteriores y un ex presidente del Gobierno- intervinieron ayer en Bonn con la clara intención de influir sobre la UE en vísperas de la cumbre dedicada a la ampliación que se celebrará en Luxemburgo en diciembre próximo.

En un acto organizado por el Centro de Investigaciones sobre la Integración Europea de la Universidad de Bonn, los políticos expresaron temor a que una actitud discriminatoria por parte de Bruselas pueda dañar la cohesión interna entre las repúblicas del Báltico. El ex ministro de Exteriores alemán, Hans-Dietrich Genscher, apoyó los argumentos bálticos y manifesto que los "peligros" de retrasar la integración de los países del Báltico en Europa o de dividirlos en miembros de primera o de segunda, al escalonar su integración, "son mucho mayores" que las dificultades de la reforma de las estructuras internas de la Unión Europea para su ampliación.La Unión Europea debe acoger la ampliación como un medio para realizar las necesarias reformas, señaló Genscher. Alemania es uno de los países abanderados en la integración de las repúblicas del Báltico, que fueron parte de la URSS hasta 1991.

Sin embargo, sólo Estonia forma parte del grupo de los cinco candidatos más avanzados entre los once solicitantes (diez estados de Europa Central y del Este, además de Chipre).

El ministro de Exteriores alemán, Klaus Kinkel, ha creado cierta confusión en los medios diplomáticos sobre las perspectivas de cada uno de los solicitantes.

Kinkel ha dicho que todos ellos tienen las mismas perspectivas de ingreso, aunque desde "el punto de vista jurídico" sólo se negociará con una parte.

En un intento de salvar la cara y no ofender a ninguno de los interesados, Bonn ha propuesto crear una "comisión de ampliación", un organismo donde tendrían cabida todos los candidatos, tanto los que no está maduros para la negociación y los que sí lo están.

Esa "comisión de ampliación" sería paralela a la "conferencia europea", otro organismo cuya función sería crear una antesala donde se consuelen los que todavía no estén maduros para su plena incorporación a la Unión Europea.

El ex jefe del Gobierno de Estonia, Mart Laar, planteó ayer la integración de los Estados del Báltico en la Unión Europea Occidental (UEO) y consideró que su país había avanzado mucho en "la lucha contra la criminalidad" al haber conseguido una buena vigilancia de su frontera oriental con Rusia.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Letonia, Valdis Birkavs, dijo que la ampliación de la UE no debe depender de la capacidad técnica de este organismo para negociar con un número limitado de países. Afirmó que algunos de los criteros económicos de Letonia eran mejores que los de Estonia.

Algirdas Saudargas, el ministro de Asuntos Exteriores de Lituania, acusó, por su parte, a la Comisión Europea de haber tomado su decisión con "criterios desconocidos".

Saudargas exigió garantías de que no sólo Estonia ingresará en la Unión Europea. La Cumbre de Luxemburgo, en su opinión, debe invitar a los países bálticos a comenzar negociaciones para la ampliación de la Unión Europea el año próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de noviembre de 1997

Más información

  • Letonia, Estonia y Lituania quieren una incorporación sin condiciones