Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las visiones marinas de Miquel Barceló

El pintor Miquel Barceló vuelve a Madrid. Tres años y medio después de su última exposición en la capital, el artista inauguró ayer, en la galería Soledad Lorenzo (calle de Orfila, 5), una muestra con una docena de pinturas de gran formato que ha realizado en los dos últimos años en sus estudios de París y Mallorca. Eduardo Úrculo, Edmund Peel, Carmen Giménez, Carmen Alborch, Alfonso Pérez-Sánchez y Darío Álvarez Basso (este último, en la fotografía, junto a Barceló -a la izquierda-, durante la inauguración) fueron algunos de los representantes del mundo del arte y la cultura que acompañaron al pintor mallorquín. Paisajes submarinos, cuadros verdes -con higos, alcachofas, coliflores, limones o cebollas-, que Barceló llama "pinturas para llorar", y otra serie de estanterías componen la muestra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de noviembre de 1997