EL DEBATE SOBRE EL EMPLEO

El PNV, el único socio del Gobierno que criticó su papel en la cumbre

El Partido Nacionalista Vasco fue el único de los tres grupos nacionalistas que apoyan al Gobierno que formuló algún reparo de entidad a la posición que el Ejecutivo español mantuvo la semana pasada en la cumbre europea de Luxemburgo.Iñaki Anasagasti, portavoz parlamentario del grupo vasco, aseguró que resulta "difícilmente entendible" la postura del Gobierno popular al desmarcarse del acuerdo sobre desempleo sobre todo si se tiene en cuenta que España es el país que presenta la tasa más alta de paro.

Anasagasti reprochó a Aznar que acudiese a la cumbre de Luxemburgo creyendo que era una "amenaza" para las posiciones previas que había defendido el Gobierno español y no aprovechase la circunstancia para coliderar la lucha europea contra el desempleo.

Más información
Almunia acusa a Aznar de hacer de España "el último bastión de la derecha"

Pese a lo anterior, Anasagasti no dudó en asegurar que la cumbre de Luxemburgo ha sido un éxito y que "los tímidos pasos que se han dado a favor del empleo resultan pasos de gigante si se les mira con una perspectiva histórica".

En posición muy distinta se situó ayer Convergència i Unió. Su portavoz, Joaquim Molins, se mostró plenamente comprensivo con la actitud de Aznar en la cumbre y aseguró que a su grupo le "parecen congruentes los esfuerzos realizados por el Gobierno para conseguir flexibilidad" en los plazos fijados por la cumbre de Luxemburgo, sin que ello pueda "en ningún caso significar la exclusión" de España de los acuerdos sobre desempleo.

Para reforzar su apoyo al Ejecutivo, Molins precisó que cualquier otro responsable gubernamental habría actuado como lo hizo el presidente Aznar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Medidas políticas

Las únicas pegas serias que formuló Molins al presidente del Gobierno fueron de orden interno y le criticó las últimas medidas políticas aprobadas en el Consejo General del Inem sobre la organización del servicio público de empleo. Molins utilizó aquí una táctica estrictamente nacionalista y declaró que les "llena de preocupación" porque suponen volver a políticas que recientemente han sido cedidas a, algunas comunidades autónomas.José Carlos Mauricio, en nombre de Coalición Canaria, evitó un juicio directo sobre la posición española en Luxemburgo y lo que hizo fue defender los acuerdos allí adoptados y mostrarse plenamente voluntarista respecto a la fórmula que el Gobierno adopte para trasladar a España los acuerdos de las posiciones que el Gobierno adoptará en el futuro, de forma que traslade a España el resultado de aquellos acuerdos europeos. Para el representante de los nacionalistas canarios es necesario olvidar la demagogia y lograr acuerdos concretos para impulsar el empleo.El portavoz de Coalición Canaria propuso que en la próxima primavera se celebre un gran debate parlamentario en el Congreso para fijar el plan cuatrienal de empleo con precisiones anuales.

La cumbre del empleo de Luxemburgo ha sido, subrayó Mauricio, un "importante éxito" porque los resultados obtenidos suponen "una primera derrota de las posiciones monetaristas y una constatación de que los ciudadanos europeos sienten que no puede construirse Europa sólo con indicadores económicos".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS