Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comunidad islámica exige que Enseñanza respete sus diferencias

Se amenaza con recurrir a Estrasburgo

Los representantes de la Comisión Islámica de España consideran que la negativa del Departamento de Enseñanza de la Generalitat a eximir de las clases de religión y gimnasia a las hijas de un súbdito marroquí de religión musulmana de Girona vulnera la libertad de culto que proclama la Constitución española. Josep Lluís Manyans, secretario de la delegación de la comisión en Cataluña, se muestra partidario del diálogo con el departamento, pero apunta la posibilidad de llevar el caso al Tribunal de los Derechos Humanos de Estrasburgo si no se reconoce la "objeción religiosa" como un motivo fundamentado para eludir determinadas asignaturas.

Manyans opina que los responsables de Enseñanza "deben flexibilizar sus posturas y reconsiderar su decisión de llevar el caso a la Fiscalía de Menores". Agustí Ribas, delegado de la misma comisión, se mostró muy sorprendido de que Enseñanza "no se enfrente con la misma contundencia a los casos de absentismo escolar, muy comunes en otras etnias".Los representantes islámicos reconocen que es muy fácil reducir la postura de Mohamed Hajou y sus tres hijas a un caso aislado de fundamentalismo, pero añaden que no debe olvidarse que su opinión es compartida por un buen número de practicantes de la religión musulmana. "Desde que este caso ha llegado a los medios, muchos musulmanes se han identificado con Mohamed Hajou", explica Manyans. Ebrima Saho, secretario de la Comunidad Musulmana de Girona coincide y asegura que la condición de inmigrantes de muchos musulmanes Ies hace tener miedo de expresar sus ideas y prefieren someterse". Isha, Hadia y Hadija, de entre siete y nueve años, hace un mes que no van a la escuela Mare de Déu del Mont de Girona porque, según su padre, se las obligaba a cursar gimnasia y música.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de noviembre de 1997