El primer lanzamiento del cohete brasileño VSL concluye en una explosión

Agencias

El cohete brasileño VLS (siglas de Vehículo Lanzador de Satélites) fue destruido ayer en pleno vuelo, mediante una orden enviada desde el control de tierra, 65 segundos después del despegue. El fallo se debió a que uno de los cuatro motores de propulsión no se encendió y el lanzador se desvió de su trayectoria correcta. A bordo iba el satélite de meteorológico SCD-2, también brasileño, del Instituto Nacional del Pesquesas Espaciales. El primer SCD-2 fue colocado en órbita por un lanzador estadounidense Pegasus.

El VLS es el primer cohete de Brasil, que ha invertido 15 años y 280 millones de dólares en su desarrollo y construcción. La explosión se produjo a 3.230 metros de altura, según explicó la Agencia Espacial Brasileña (AEB). Los restos del cohete cayeron en el mar, en una zona de seguridad, a unos dos kilómetros de la base de Alcántara, en el Estado de Maranhâo (al noreste del país). El lanzamiento se efectuó ayer a las 10.22 hora local.

El director de la AEB, Luiz Evandeira Filho afirmó que, pese al fracaso de ayer, el programa espacial brasileño seguirá adelante y que se contempla el lanzamiento de cinco prototipos del nuevo cohete, de 20 metros de altura y capacidad para poner en órbita baja cargas de hasta 300 kilos. Con este programa, Brasil pretende entrar en el club mundial de países con capacidad de lanzamientos espaciales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 02 de noviembre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50