Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Final de suspense para el 'caso- Casinos'

El caso Casinos ha sido el gran escándalo de financiación irregular de Convergència Democrática de Catalunya (CDC), el partido de Jordi Pujol. El asunto estalló hace ocho años, en enero de 1990, tras una denuncia de Jaime Sentís, director financiero de Casinos (Inverama), en la que acusaba al presidente de la sociedad, Arturo Suqué, de desviar más de 3.000 millones de pesetas de la empresa, 1.000 de los cuales fueron a financiar al partido de Pujol.La denuncia de Sentís descubrió un flujo de dinero de Casinos a CDC. En ocasiones, el dinero fue recibido por Francesc Gordo, uno de los fundadores de CDC y durante años responsable de finanzas y de la costosa operación reformista que encabezó Miquel Roca.

Inverama siempre ha negado la entrega de dinero al partido, pero Suqué aportó documentación sobre un contrato de patrocinio al diario Avui por 770 millones de pesetas. Gordo reconoció haber recibido 200 millones para pagar publicidad de Casinos, 100 de los cuales fueron a La Vanguardia y otros 100 al desaparecido El Correo Catalán. En su declaración judicial, Suqué insistió en que fue Sentís quien había robado 480 millones de la empresa y había huido.

Inverama es la empresa propietaria de los tres únicos casinos existentes en Cataluña: Lloret, Sant Pere de Ribes y Peralada y principal accionista de Luditec, que gestiona la lotería de la Generalitat. Hace pocos días, la renovación de la adjudicación de esta lotería a Luditec, sin concurso público, ha, vuelto a encender la polémica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de octubre de 1997