El déficit del Estado se situó en 1,8% del PIB entre enero y septiembre

El Estado gastó entre enero y septiembre 1,38 billones más de lo ingresado, cifra que representa el 1,8% del producto interior bruto (PIB) estimado y supone una reducción del 38,3% o de 1,2 puntos del PIB sobre el mismo periodo del pasado ejercicio. El objetivo del Gobierno es que este desequilibrio no supere a final de año el 2,4% del PIB. A esa cifra hay que sumar el déficit que registren los organismos autónomos, las corporaciones locales y las comunidades autónomas. El conjunto no puede superar el 3% del PIB.Sólo en septiembre, el déficit de caja no financiero del Estado se redujo un 2,5%, hasta 188.500 millones de pesetas. Los ingresos mantuvieron un elevado ritmo de crecimiento, del 20,3%, mientras que los pagos aumentaron un 16,4%. La mayor parte del crecimiento de estos últimos se debió al incremento de los gastos financieros (los intereses de la deuda pública), que se han duplicado con respecto a septiembre de 1996.

"Tal es la importancia de los gastos financieros en la evolución mensual que descontándolos del déficit de caja se obtiene un superávit primario de 60.200 millones frente al déficit de 68.200 millones del mismo mes del año anterior", señala una nota del Ministerio de Economía y Hacienda hecha pública ayer.

El saldo primario, es decir, la diferencia entre ingresos y gastos, excluyendo de estos últimos los que se destinan al pago de los intereses de la deuda, arroja al finalizar septiembre un superávit de 1,064 billones de pesetas, un 200% superior al existente en igual periodo del año anterior. "Estos datos indican como sin contar con el beneficio de los menores tipos de interés, las cuentas del Estado marchan hacia el equilibrio".

La recaudación en los nueve primeros meses del año está reflejando el mayor dinamismo de la actividad económica. Los ingresos ligados a la misma han crecido en ese periodo un 10,4%. Hasta septiembre, la recaudación se elevó a 12,09 billones.

Los impuestos directos aumentaron un 12,9% hasta situarse en 5,87 billones de pesetas. El IRPF aportó a las arcas públicas 4,403 billones, un 6,4% más que en esos meses de 1996, aunque esta tasa se reduce hasta el 4,5% si se tiene en cuenta que 1997 recoge una liquidación trimestral más que el año anterior de retenciones de trabajo de la Seguridad Social.

En lo que respecta al impuesto sobre sociedades, los ingresos crecieron un 29,7% hasta alcanzar los 1,26 billones, de pesetas. Este incremento está directamente relacionado con la ascendente evolución de los beneficios empresariales. No obstante, hay que tener en cuenta que de esa cantidad, 140.500 millones se han obtenido a través de este impuesto en concepto de privatizaciones.

En cuanto a los impuestos indirectos, su recaudación ascendió hasta septiembre a 4,66 billones, un 7,4% más que en los nueve primeros meses de 1996. El IVA creció un 9,6% en tanto que los impuestos especiales aminoran su incremento hasta el 1,9% debido, a la modificación del Concierto Económico con el País Vasco por una parte, y al descenso del 1,7% en el Impuesto de Hidrocarburos, por otra.

En cuanto a los gastos, éstos crecieron un 5,4% hasta septiembre y se situaron en 13,62 billones de pesetas. Los pagos por operaciones corrientes aumentaron un 5,6% y las operaciones de capital, un 3,3%.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS