Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Proteged a las niñas!

Las autoridades chinas hacen campaña a favor del nacimiento de mujeres

"Madres, llevaos a vuestras hijas a casa", dice el título de un reportaje publicado en un periódico chino sobre dos niñas abandonadas. En China no hay incentivos para aquellas familias que deciden aceptar a sus hijas, pero la propaganda oficial intenta, persuadir en los últimos años a los padres de que una niña es una bendición tan grande como tener un varón. Las hijas tienen una mayor inclinación a cuidar de los padres de avanzada edad que los hijos, señala el discurso de los medios oficiales.En las ciudades, donde la política de un hijo único se aplica estrictamente, los prejuicios contra las niñas han disminuido en los últimos años. Pero en el mundo rural, la preferencia por los hijos varones es a menudo aplastante. Los abortos selectivos siguen siendo moneda común en amplias zonas del país. En regiones relativamente atrasadas, prácticamente todos los hospitales están equipados con escáneres de ultrasonido, que permiten a las embarazadas determinar el sexo del feto, a pesar de que el Gobierno central prohibió expresamente tales prácticas con la aprobación de la Ley del Cuidado de la Salud Maternal e Infantil, de 1995.

En el peor de los casos, los prejuicios tienen como consecuencia la muerte por negligencia y abandono de los bebés niñas después del nacimiento. En otros casos, muchas niñas simplemente no pasan por el Registro Civil y son enviadas al cuidado de familiares que viven en zonas lejanas.

A principios de los años noventa, todos estos factores contribuyeron a crear un desequilibrio en los nacimientos del orden de 117 chicos por cada 100 chicas, comparado con la relación de 1,05 a 100 en situación normal. Desde entonces, las autoridades chinas no han publicado nuevas cifras oficiales.

En muchas zonas rurales, el mayor cambio político ha consistido en permitir a las parejas tener un segundo hijo sin penalización, a condición de que transcurran cinco años entre cada nacimiento y estén planificados bajo un sistema de cuotas. Esto tiene más peso si el primer hijo es una niña. Aquellos que deciden hacer caso omiso de la normativa oficial y tienen más hijos de los permitidos corren el riesgo de recibir un duro castigo, que varía considerablemente según la región. En las zonas más ricas, las penas pueden quedar muy reducidas a base de sobornar al funcionario adecuado.

Premios económicos

Recientemente, la política de planificación familiar en China ha cambiado en el sentido de ofrecer "favores económicos" a los campesinos si acatan la estricta normativa oficial, sin tener en cuenta el sexo del hijo.En el campo, la política de planificación familiar tiene que estar ahora integrada en proyectos de desarrollo rural y otros sistemas para aumentar los ingresos de los campesinos. Las familias que cumplen las normas de planificación familiar tienen prioridad en la obtención de préstamos, ayuda material, asistencia técnica y compensaciones sociales por parte de los gobiernos locales. Pero las reformas penalizan a las familias más pobres que tienen demasiados hijos.

The Independent

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de octubre de 1997