Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP mete al Canal de Isabel II en el negocio de la televisión

El Canal de Isabel II, que abastece de agua al 99% de los habitantes de la Comunidad de Madrid, ha decidido ampliar su abanico de negocios. El Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón, que gestiona la compañía a través del consejero de Hacienda, Antonio Beteta, aprobó ayer invertir 600 millones de pesetas en una sociedad de nueva creación, en la que participará, junto a Telemadrid y Cajamadrid, para explotar la red de cable, cuyo concurso para tres demarcaciones ya ha sido convocado, y producir canales temáticos para las distintas plataformas digitales de televisión.Antonio Beteta, consejero de Hacienda y presidente del Canal de Isabel II, aseguró que la sociedad tiene intención de servir a la plataforma digital que más dinero ofrezca, y no exclusivamente a la apoyada por el Gobierno central, de su mismo partido.

El Canal de Isabel II tomará el 30% de las acciones de la nueva sociedad, al igual que Cajamadrid. Telemadrid, gestionada por un consejo de administración donde el PP tiene mayoría absoluta, participará con el 40% del capital.

Las tres sociedades hicieron público ayer un comunicado en el que explicaban su apuesta: "El gran potencial de crecimiento, así como el enorme futuro del sector de la comunicación audiovisual, han determinado la participación en dicho sector".

Beteta explicó ayer a este periódico que los 600 millones que invertirá el Canal de Isabel II saldrán de una operación inmobiliaria que su compañía tiene en cartera desde los tiempos del Gobierno socialista. Se trata de la venta de una parcela del Canal situada en Chamberí y por la que Beteta piensa obtener más de 600 millones de pesetas.

El consejero de Hacienda augura muchos éxitos a la nueva aventura empresarial en la que se ha metido el Canal de Isabel Il. "Hay que tener en cuenta que, para los concursos del cable, contamos con una ventaja muy importante: todas nuestras infraestructuras subterráneas en la región, y especialmente en la sierra norte, donde a cualquier otro operador le resultaría muy costoso llegar".

Subida de tarifas

El portavoz socialista Jaime Lissavetzky no ve con buenos ojos esta operación. "El PP está desvirtuando los objetivos del Canal de Isabel II y, a la larga, puede resultar muy peligroso. Si con esta inversión se reduce el margen de beneficios y esta aventura resulta ruinosa, alguien tendrá que pagarlo, y nos molestaría mucho que fueran los usuarios del Canal de Isabel II en sus facturas de agua"."Eso no va a ocurrir en ningún caso", replica Beteta. "Hay que tener en cuenta que el Canal de Isabel II tiene un patrimonio de 300.000 millones y estamos hablando de una inversión de 600. No entiendo por qué los socialistas hacen estas críticas cuando ellos metieron al Canal de Isabel II en unas inversiones disparatadas en Hispanoamérica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de octubre de 1997