Baker estima que, la cifra de 80.000 votantes en el referéndum del Sáhara es un mínimo y no un Iímite

La situación es frágil y hay que actuar rápido. Ésta es la consigna que el ex secretario de Estado de EE UU James Baker, mediador en el conflicto sobre el referéndum del Sáhara occidental, lanzó ayer en su informe al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tras presentar oficialmente al secretario general, Kofi Annan, los acuerdos alcanzados entre Marruecos y el Frente Polisario. Baker, que pese a todo habló de un momento "esperanzador" también dijo que la cifra de 80.000 votantes manejada en un primer momento no es un límite sino un mínimo, y que habrá muchos más.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Abel Matutes, indicó posteriormente en una rueda de prensa que "lo importante es que hay un principio de acuerdo sobre un código de conducta para el referéndum, y el hecho de que los votantes sean más o menos de 80.000 no es lo decisivo".James Baker dijo ayer que la cifra de 80.000 votantes se basaba en el último censo español de 1974 como un marco importante de referencia, pero que no era el único. "Esa estimación no limita de ningún modo el número de gente que puede identificarse como votante potencial. Cada votante que se de termine que pueda votar, podrá hacerlo cuando se celebre el referendum", señaló el mediador.

Frágil esperanza

"Tenemos una situación que es esperanzadora pero también frágil", dijo Baker, que da ahora por terminada la labor de mediación que le fue encomendada personalmente por Kofi Annan en marzo. "Es importante aprovechar este margen de oportunidad y moverse con rapidez desde Nueva York y también sobre el terreno". En octubre, esta previsto que un equipo de Naciones Unidas se desplace a la región para evaluar el establecimiento de observadores fijos del proceso electoral.

James Baker alabó ante el Consejo de Seguridad a saharauis y marroquies por haber negociado de buena fe y por haber hecho ambos concesiones para llegar al acuerdo, aunque dijo que no descarta que surjan dificultades. En ese caso, Baker señaló que estaría a disposición del secretario general, Kofi Annan, para lo que necesite y en la medida en la que se lo permitan sus actividades. El secretario del Consejo de Seguridad ya había recomendado el jueves que se reanudara cuanto antes el proceso de identificación de votantes en el referéndum sobre la autodeterminación del Sáhara Occidental, que se lleva prorrogando desde 1992 debido a las disputas sobre el censo, para que esa consulta pueda celebrarse en el plazo de un año. El acuerdo alcanzado por Marruecos y el Frente Polisario a lo largo de cuatro rondas negociadoras que culminaron a mediados de este mes en Houston (Tejas) acerca más que nunca la posibilidad de unos comicios en las condiciones de transparencia que exige las Naciones Unidas. Asimismo, Annan solicitó anteayer una prórroga de tres semanas (hasta el 20 de octubre) para el mandato de la Misión de Naciones Unidas (Minurso) cuyo fin estaba previsto en principio para finales de este mes.

Esto daría tiempo, según Annan, a los Estados miembros para debatir otra extensión del plazo de la misión destacada en la zona, que abarcaría hasta el 20 de abril del año próximo, con el objetivo de elaborar la lista de votantes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Annan dijo ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que esperaba que Marruecos y el Frente Polisario, así como Argelia y Mauritania, que han actuado en el proceso como observadores, "se muestren tan dispuestos a cooperar con el cumplimiento del plan como lo fueron al negociar los acuerdos".

Costes del proceso

Un portavoz de Naciones Unidas señaló que en noviembre Annan presentará un informe más detallado y un calendario para el referéndum, así como una estimación de los costes financieros derivados del proceso. Entre esos costes, matizó el secretario general, hay que contar los de preparación y localización de las personas que van a identificar a los futuros votantes en nueve centros, la policía civil que garantizará el orden del proceso y la ampliación de la Minurso.

Bill Richardson, embajador de Estados Unidos en las Naciones Unidas y presidente, este mes, del Consejo de Seguridad, anunció que el proceso de identificación de votantes costará 20,8 millones de dólares (más de 3.000 millones de pesetas) para la operación de centros de registro y para la prórroga de Minurso, que cuenta con 230 personas. El Consejo de Seguridad de la ONU debatirá la semana que viene la extensión del plazo.

Richardson calificó a Baker de "gran negociador" y le transmitió el reconocimiento del Consejo de Seguridad por su papel en el desbloqueo del conflicto.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS