Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El éxito de Dover reanima el mercado del rock alternativo

El grupo madrileño Dover recibió, el pasado jueves, el disco de oro por su segundo trabajo, Devil came to me, un reconocimiento que se hizo extensivo a sus técnicos de grabación, su discográfica, su editorial musical, su distribuidora y los medios que han apostado por su rock duro pero melódico. Devil came to me lleva despachadas 85.000 copias, y ésta es una cifra histórica para un grupo que canta en inglés y que funciona en el circuito del rock independiente.Carlos Galán, fundador de Subterfuge, la pequeña empresa que lanzó a Dover, ha sido tentado por todas las multinacionales discográficas: "Aparte de llevarme a comer a restaurantes buenísimos, no me han impresionado. Los grupos indepedientes que han saltado a compañías grandes no van bien; allí no saben trabajar este producto, ignoran las catacumbas del mercado". Para Galán, el éxito de Dover se explica, aparte de por los valores musicales, por su coherencia. "Son gente trabajadora, inteligente y humilde. El éxito no les ha vuelto imbéciles. Dedican horas a hablar con los admiradores y a firmar autógrafos, algo que se les paga con cariño".

Para Cristina Llanos, la cantante del cuarteto, que compone junto a su hermana Amparo, lo del idioma no tiene importancia. "Los grupos que nos gustan, Social Distortion o Helmet, son estadounidenses, y es natural que las letras nos salgan en inglés. No descartamos cantar en castellano, pero no quisiéramos que eso se interpretara como un deseo de ganar público a toda costa".

No hay preocupación por el siguiente disco, aunque sólo tengan una canción nueva. "Hay que darse tiempo. Lo único que sabemos es que no sera un primo hermano de Devil came to me. Estamos contentos con el nivel de fama que tenemos y no vemos motivo para cambiar. En realidad, nos movemos por instinto, y preferimos ir con calma".

Dover admira el ejemplo de Extremoduro, "un grupo que no se preocupa de que los medios no les hicieran caso y que no han cambiado al convertirse en superventas. Ellos, como nosotros, nunca salen en las televisiones de ámbito nacional, pero dominan los canales para llegar a su gente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de septiembre de 1997