Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hillary justifica la recaudación de fondos que ha causado la investigación a Clinton

Hillary Clinton no se arredró al conocer que Janet Reno, la fiscal general de Estados Unidos, ha abierto una investigación preliminar sobre las presuntas irregularidades cometidas por su esposo en la financiación de su última campaña electoral. Al contrario, justificó en público, en la noche del pasado sábado, los métodos recaudatorios de Bill Clinton. Es un "honor", dijo, contribuir con dólares a sus causas políticas.

Bill y Hillary Clinton fueron a pasar el fin de semana a California para acompañar a su hija Chelsea en su ingreso en la Universidad de Stanford. Pero como en Estados Unidos cualquier ocasión es buena para hacer dinero, aprovecharon el desplazamiento para participar, el sábado, en San Francisco en tres actos de recogida de fondos electorales. Allí, cuando se acababa de difundir la noticia de que la fiscalía general ponía al presidente bajo sospecha, Hillary Clinton rompió una lanza a favor de su esposo."Ya sé", dijo la primera dama, "que en muchos círculos no es popular hablar de la recogida de dinero para fines políticos, pero yo creo que es un honor apoyar de esta manera el proceso político de Estados Unidos y contribuir a su democracia".

Hillary Clinton habló así en una cena presidida por la pareja presidencial en casa de un gran empresario de la informática. Habían sido invitados una treintena de fortunas del mundo de Silicom Valley, que dejaron cheques para el Comité Nacional Demócrata por un total de 600.000 dólares (90 millones de pesetas). En dos actos celebrados ese mismo día en San Francisco Clinton había recaudado 300.000 y 50.000 dólares respectivamente.

Ese tipo de actos sociales son tradicionales y legales en EE UU. Lo que no lo es tanto es usar las propiedades del Gobierno federal para solicitar dinero para financiar campañas electorales. Y ésa es la irregularidad o delito que pudieron cometer Clinton y Al Gore al usar los teléfonos de la Casa Blanca.

El sábado, Janet Reno, fiscal general y titular del Departamento de Justicia, confirmó que acababa de abrir una investigación preliminar sobre el posible mal uso por parte de Clinton de la mansión y oficina presidencial. Reno, nombrada por el presidente, llevaba meses resistiéndose a tomar esa medida, pese a la fuerte presión de los republicanos y los medios de comunicación. La investigación durará un mes, a cuyo término puede convertirse en una "definitiva" de tres meses, que puede culminar con el nombramiento de un fiscal independiente.A comienzos de este mes, Reno abrió una investigación preliminar semejante sobre el vicepresidente Al Gore. A diferencia de Clinton, que dice "no recordar" si usó los teléfonos de la Casa Blanca para solicitar dinero, Gore ha reconocido que hizo desde allí varias decenas de llamadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de septiembre de 1997