Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA asesina en Basauri a un policía nacional de 39 años con una bomba colocada en su coche

El policía nacional Daniel Villar Enciso, de 39 años de edad, se convirtió en la noche de ayer en la primera víctima mortal de ETA desde que la organización terrorista asesinara al concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco, el pasado 12 de julio. Una bomba colocada en su coche, en una calle de Basauri (Vizcaya), provocó una violenta explosión que le causó heridas muy graves. El policía fue trasladado urgentemente al hospital de Cruces, pero falleció a las 22.15. Daniel Villar era natural de Madrid y llevaba más de 10 años viviendo en Basauri. Estaba casado y tenía dos hijos de 11 y 10 años de edad.

MÁS INFORMACIÓN

La explosión se produjo a las 21.20 horas, en la calle Kareaga Behekoa de Basauri, una localidad de 50.000 habitantes de la margen izquierda del Nervión. Daniel Villar acababa de abandonar su domicilio, situado a escasos 200 metros, en la calle Baskonia, para dirigirse al centro policial de este municipio vizcaíno donde estaba destinado al servicio de seguridad. Al poner en marcha su automóvil, un Citroen BX de color gris matriculado en Bilbao, sobrevino una fuerte explosión producida, según los primeros indicios, por una bomba-lapa adherida a los bajos del vehículo.El artefacto, colocado en la parte que ocupa el conductor, afectó de lleno al agente y originó el incendio del vehículo. Testigos presenciales señalaron que Daniel Villar, con gravísimas heridas y rodeado ya por las llamas, pidió auxilio moviendo los brazos. Tres jóvenes lograron sacarlo del amasijo de hierros y lo colocaron en el suelo a la espera de que llegara una ambulancia. El policía fue trasladado al hospital de Cruces, situado a apenas 12 kilómetros de Basauri, donde ingresó todavía con vida. Sin embargo, los esfuerzos realizados por los servicios de urgencia por reanimarle resultaron infructuosos, dadas las graves lesiones internas y quemaduras que sufría.

El parte médico señala que Daniel Villar presentaba "midriasis bilateral arreactiva y asistólica, sin reflejos corneales ni de tronco". Ingresó a las 21.40 horas y falleció 35 minutos más tarde, sin reaccionar a las maniobras de reanimación que se le practicaron.

El policía es la primera persona asesinada por la banda terrorista desde que el pasado mes de julio secuestrara y matara con dos balazos en la cabeza al concejal del Partido Popular del Ayuntamiento de Ermua Miguel Ángel Blanco. Éste fue secuestrado en la localidad vizcaína el pasado 9 de julio y apareció agonizante, con dos tiros en la cabeza en la localidad guipuzcoana de Lasarte, tras cumplirse el plazo de 48 horas dado por ETA. Fuentes policiales atribuyeron el atentado de ayer a un talde del comando Vizcaya, que se ha consolidado como el más sanguinario de la organización terrorista ETA.

Este grupo causó la muerte con el mismo procedimiento al también policía nacional Modesto Rico, el pasado 17 de febrero, en Bilbao. Con posterioridad, otras dos personas, el inspector del Cuerpo Nacional de Policía Luis Andrés Samperio y el guardia civil José Manuel García Fernández, han sido asesinados en Vizcaya -en Zierbena y Bilbao, respectivamente- aunque con disparos de pistola.

Daniel Villar, según informó un amigo cercano con el que solía practicar pesca submarina, era una persona integrada en la localidad, en la que llevaba viviendo unos 10 años, y nunca había pensado pedir el traslado. El policía fallecido, su mujer y sus hijos, Dani y Alberto, acababan de volver de sus vacaciones, que pasaron en un pueblo de Toledo del que es originaria su esposa.

Repulsa a ETA

La esposa de Daniel Villar, de 32 años de edad, acudió inmediatamente después de conocer la noticia al hospital agitada por una gran conmoción. El delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar, señaló que la mujer, a la que se suministró tranquilizantes, se empeñó en ver el cuerpo de su marido y posteriormente abandonó el centro hospitalario por una puerta trasera.

El Ayuntamiento de Basauri, que preside el peneuvista Roberto Otxandio, ha convocado para el mediodía de hoy un pleno extraordinario para expresar su repulsa a la nueva acción criminal de ETA. El alcalde de Ermua, el socialista Carlos Totorica, se desplazó al hospital de Cruces al enterarse del atentado y anunció que la corporación municipal celebrará a la misma hora otra sesión plenaria de condena. "Mañana (por hoy) todos los vascos tenemos la obligación de salir a la calle, de manifestarnos para decirle a ETA que no le queremos", declaró el alcalde del municipio de Miguel Ángel Blanco. Totorica expresó su confianza en que la Mesa de Ajuria Enea convoque movilizaciones de repulsa y pidió que todos los vascos llenen hoy las plazas de los pueblos de Euskadi a las 7 de la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de septiembre de 1997

Más información

  • Primer atentado mortal de la banda terrorista desde el asesinato de Miguel Angel Blanco