Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós, Gus-Gus

Las mascotas virtuales no viven para siempre. Mueren y vuelven a su planeta. Las causas de "fallecimiento" pueden ser varias: sobrealimentación, falta de ejercicio, poca higiene o, simplemente, descuido. Internet proporciona a los "entristecidos" dueños una página donde recordar para siempre a su fiel mascota."Gus-Gus era una mascota muy cariñosa, aunque difícil de disciplinar. Estaba muy enfermo y necesitaba constante atención. Tenía seis años. Dondequiera que estés Gus-Gus, espero que seas feliz". Más de 60 recordatorios llenan la página Cibernáutica de Tumbas para Mascotas en Internet (http:// web.ukonline.co.uk/nick.t3/ tam/grave.htm).

Los requisitos de inscripción son sencillos: basta con dar los nombres de la mascota y del dueño, la edad del fallecido y el recordatorio que se desea dedicar al difunto. Los datos se envían por correo electrónico para que, a los siete días, el homenaje aparezca reflejado en la página-cementerío para tamagotchis de Internet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de septiembre de 1997