Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad ordena inspeccionar más de la mitad de las empresas de trabajo temporal

No es oro todo lo que reluce. Con esta "intuición", la Consejería de Economía ha ordenado a la Inspección de Trabajo que ejerza "un control especial" sobre "al menos el 50% de las empresas de trabajo temporal que funcionan en la región", según afirma el director general de Empleo, Javier Vallejo. La Comunidad ha retirado el permiso a una docena de compañías, por incumplimientos. Las firmas, que crecen como la espuma (de 40 a 186 en cuatro años), contratan a trabajadores para cederlos temporalmente a otras empresas con necesidades puntuales.

"Tenemos la intuición de que hay fraudes normativos e irregularidades en la contratación en algunas empresas de trabajo temporal", afirma Javier Vallejo. Por eso, la consejería ha optado por ordenar una investigación exhaustiva que afecte al menos a la mitad de las 186 ETT que actúan en Madrid. La petición se cursó en abril. Se espera que los resultados estén listos después del verano.La Administración madrileña ha pedido a los inspectores de trabajo, dependientes del ministerio del ramo, que controlen varios frentes. Por un lado, si los contratos laborales que ofrecen las ETT a los trabajadores son los adecuados; por otro, se trata de supervisar el cumplimiento de la normativa de la Seguridad Social.

Además, los inspectores deben controlar aspectos como la formación de los trabajadores en lo que se refiere a seguridad e higiene. Igualmente, deben investigar si las ETT cumplen con su obligatoria dedicación exclusiva, la de ceder trabajadores: no pueden ejercer, por ejemplo, como agencias de empleo o de cazatalentos. Esta misión corresponde al Instituto Nacional de Empleo (Inem) y a las dos únicas agencias autorizadas, que pertenecen a la Cámara de Comercio y al Colegio de Graduados Sociales.

La tarea de las ETT es ceder temporalmente el personal que ellas contratan a empresas que necesitan obras o servicios concretos, o sustituciones de trabajadores de baja. Administrativos, azafatas y especialistas del ramo de la construcción son los empleados más requeridos, según Vallejo. Los sueldos que perciben son menores que los de los trabajadores a quienes sustituyen.

"La supervisión nos parece bien; no queremos piratas en el sector", asegura Guillermo Polo, secretario general de la Unión de Empresas de Trabajo Temporal (UETT), una de las tres patronales del sector. Este periódico intentó, sin éxito, conocer la opinión de las otras dos asociaciones empresariales. Carmen Mur, consejera delegada de una de las grandes firmas del sector, la multinacional Manpower (51 oficinas en España, de las que cuatro están en Madrid), también es favorable. "Las inspecciones constituyen, un procedimiento habitual y muy necesario para que todas las ETT renueven la autorización únicamente si cumplen todos los requisitos", sostiene.

La autorización anual de las ETT madrileñas depende del Ministerio de Trabajo (para las 95 empresas de ámbito nacional que operan en la región) y de la Comunidad (para las 91 firmas sólo madrileñas). Desde que, en 1996, asumió estas competencias, la Consejería de Economía ha dejado de renovar los permisos anuales de actividad a 12 compañías que operan exclusivamente en Madrid. "Unas incumplían la normativa en las altas de la Seguridad. Social o por el exceso de horas trabajadas por los empleados. Otras carecían de seguros de responsabilidad civil", detalla Vallejo.

Auge creciente

Unas cierran, otras abren. Las empresas de trabajo temporal viven un auge creciente en Madrid. Cuando se legalizaron, en 1994, eran 40. A finales del pasado mes de junio ya sumaban 186, más de un tercio del total nacional (420), según el Ministerio de Trabajo. Aunque ninguna fuente consultada puede cuantificar el volumen económico de las ETT madrileñas, el aumento de su actividad es innegable. En 1995 contrataron a 67.889 trabajadores y realizaron 95.087 contratos de puesta a disposición de personal con empresas. Sólo en el primer trimestre de 1997 han empleado a 33.644 personas y han realizado 48.103 contratos de cesión de personal, según Trabajo.Sin embargo, los sindicatos, opuestos a las ETT, les sacan los colores. "Este prestamismo laboral sustituye empleo fijo por precario", mantiene la Confederación General de Trabajadores (CGT). "Las ETT no deben servir para abaratar los salarios", apunta Miguel Ángel Abejón, desde UGT.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de julio de 1997

Más información

  • Las 186 firmas existentes contrataron a 33.642 trabajadores en el primer trimestre