Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE JULIO

Curro y De Paula salen de estampida

No pudo ser. Al final la esperada corrida del arte, en la que iban a tomar parte Curro Romero y Rafael de Paula, se fue al garete y el maestro de Camas y el de Jerez dijeron adiós muy buenas a la Feria de San Jaime dejando compuestos y sin arte a los aficionados que esperaban la presencia de a los dos veteranos matadores en el albero valenciano.No pudo ser después de que el presidente de la corrida Juan Moreno y los veterinarios que le asisten rechazasen en principio tres de los cuatro toros que el ganadero portugués Joao Moura enviara para su lidia. La falta de trapío -uno incluso no llegaba a los 460 kilos reglamentarios para una plaza de primera- fueron los motivos por los que se echaron para atrás las reses. El otro ganadero titular era Daniel Ruiz a quien de los cuatro toros enviados se le aceptaron en el reconocimiento de -desembarque dos. Así el martes llegaron más toros de Charro de Yeltes, también rechazados, y otros cuatro astados de Ruiz.

La cosa empezaba a complicarse pero la traca final llegó ayer por la mañana cuando finalmente se completó la corrida con un toro de Moura, y dos de Ruiz, ganaderos en cartel, otros dos de Joaquín Núñez del Cuvillo y dos más de Osborne. Todo un muestrario donde elegir. Pero...

Por falta de. toros no iba a ser. En las corraletas había más de 40 reses. A la una y media de la tarde el sorteo estaba por hacerse pero en los corrillos espectantes, de taurinos ya andaba de boca en boca que los maestros Curro Romero y Rafael de Paula ya habían. dado nones a su participación en el festejo. Barrera se mantenía en cartel. Y de las conversaciones mantenidas. con los móviles salió el resto de la tema o las recomendaciones para rematar. El tercero en la tema sería, al final, el torero de Albacete Manuel Caballero.

Lo cierto es que a, muchos aficionados tampoco les pillaba de sorpresa la decisión de los espadas. A primeras horas de la tarde la taquilla de devoluciones puso el cartel que admitía cambiar las entradas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de julio de 1997