Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESAFIO TERRORISTA

Ardanza: "ETA se ha reído del dolor de una familia indefensa y de todo el pueblo"

El lehendakari José antonio Ardanza se confesó ayer, "sin pudor ni vergüenza" profundamente dolorido, como hombre y como lehendakari, al conocer el trágico desenlace del secuestro de Miguel Ángel Blanco Garrido. Al anunciar a los medios de comunicación una nueva reunión de la Mesa de Ajuria Enea para las once de la mañana de hoy, Ardanza expresó la firme voluntad de todos los partidos con los que conversó ayer de "seguir controlando y liderando la situación desde la unidad". El lehendakari acusó directamente a Herri Batasuna de complicidad con ETA y con sus asesinatos.

Ardanza hizo un llamamiento expreso a la sociedad vasca a mantener la firmeza democrática así como a la serenidad y a no obedecer a Ilamamientos que no procedan de las autoridades legítimas de este país y, en este caso, de la Mesa de Ajuria Enea". Por tres veces, Ardanza, subrayó: "Venganza, no"."ETA es quien ha dado cumplimiento a su amenaza", recordó el lehendakari. "Pero ETA no es la única responsable de lo ocurrido. Son cómplices quienes, desde el vergonzante silencio de estos dos días, han estado sirviéndole de cobertura. Me estoy refiriendo a Herri Batasuna: sois cómplices de este hecho y la sangre de esta víctima debe pesar también sobre vuestra conciencia", subrayó.

En tono de gran vehemencia, Ardanza aseguró: "Es hora de que estos señores sean denunciados por este comportamiento injusto que les lleva a usar un metro infinito para medir los derechos que reclaman para sí y otro reducidísimo que es el que aplican a los demás".

Los terroristas y su entorno, dijo, "no tienen legitimidad para sentirse víctimas de nada, porque son los verdugos de este país". "Basta ya, y no sólo basta ya a ETA: basta ya también a HB", reclamó. Y añadió: "Lo dice quien conoce a mucha gente de Herri Batasuna y tiene a algunos de ellos muy próximos".

Ardanza quiso pedir perdón a la familia de Miguel Ángel Blanco Garrido "porque tal vez hoy, al término de la manifestación de Bilbao, les he transmitido una esperanza a la que no había lugar. Cuando sus familiares, me preguntaban a las tres y media "que será de Miguel Ángel de aquí. a una hora", les he respondido: "Tranquilos, después de ver todo esto no serán capaces".

El Iehendákari explicó que el jueves, cuando se conoció la noticia, su primer convencimiento fue que ETA cumpliría su amenaza. "Pero ayer, al ver a esta sociedad volcada, ver tantas reacciones espontáneas que se han sucedido en estas 48 horas, oír los dos llamamientos de Mari Mar, la hermana del secuestrado, me había hecho albergar una esperanza. He pecado de ingenuo tengo que reconocer que me he equivocado y pedir perdón por esta esperanza que no he dedido dar".

"ETA se ha reído del dolor de una familia inocente, angustiada e indefensa, se ha burlado de todos nosotros, se ha reído de todo este pueblo cuyos deseos le importan muy poco", añadió.

Ardanza dijo confiar en que todo este apoyo ciudadano no sea baldío. "Desde la condena y la profunda tristeza, debo decir que los hombres y mujeres que han pisado hoy [por ayer] las calles de Bilbao no deben perder la esperanza. Han demostrado tener muy claras las ideas acerca de qué es la convivencia en un Estado de derecho. No ha sido un tiempo ni un esfuerzo baldío el que hemos hecho. Todos nosotros hemos salido dignificados, los que se han degradado han sido ETA y HB y la vergüenza sólo caerá sobre ellos".

El lehendakari recomendó mantener la cabeza bien fría, aunque haya gente muy caliente. La democracia tiene unas normas que hay que respetar, recordó. "Sé que puede haber reacciones que clamen venganza, pero para eso están las leyes y los tribunales. No hay que caer en esa tentación. La venganza nunca, jamás la aceptaremos. Esto es lo que nos ha aconsejado a los partidos permanecer unidos en contacto permanente y volvernos a reunir para efectuar los llamamientos que desde la Mesa de Ajuria Enea consideremos necesario hacer a la sociedad".

Ardanza recordó que tras el atentado de Hipercor en Barcelona en 1987 se produjeron en las filas de Herri Batasuna "deserciones silenciosas. Ahora también serán pocos los que hablen, por miedo naturalmente, pero como dijo Floren Aoiz, la resaca que esto produzca en ETA y HB la veremos después de su borrachera de estos días".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 1997

Más información

  • La Mesa de Ajuria Enea se reúne de nuevo hoy a las once de la mañana