Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CHANTAJE TERRORISTA

Un clamor contra el terrorismo recorre España

"Que sepas que todo el país te está apoyando", dice desde Ermua Mari Mar Blanco a su hermano

España alzó ayer un grito clamoroso contra ETA. Contra su amenaza de asesinar a Miguel Ángel Blanco. Contra la locura de su chantaje, de su terrorismo y de su venganza mafiosa. Fue un grito nacido de silencio, trenzado por cientos de miles de personas en las plazas consistoriales de toda España. En Madrid hubo una voz unánime: "Vascos, sí; ETA, no". Por la tarde 50.000 personas acudieron a la Puerta del Sol para hacer suyo este mensaje: "Existe una patria por encima de todas las patrias, la patria de la dignidad del que todo el país te está apoyando"

En Ermua (Vizcaya), una localidad de 18.000 habitantes, 13.000 personas inundaron las calles para expresar su solidaridad con la familia de Miguel Angel Blanco y hacerle frente a ETA. La hermana, y la novia del edil secuestrado encabezaron la manifestación. Apenas podían contener las lágrimas cada vez que los manifestantes rompían a aplaudir en homenaje a Miguel Angel. En la larga cadena humana, de más de tres kilómetros y medio, ocupaban lugar destacado el lehendakari José Antonio Ardanza; la ministra de Agricultura, Loyola de Palacio; el delegado del Gobierno, Enrique Villar, y el líder del PP vasco, Carlos Iturgáiz. La manifestación comenzó a las ocho de la tarde. Al concluir la marcha, tres cuartos de hora después, la cola de la manifestación aún no había alcanzado el lugar de salida. Al terminar la marcha, Marí Mar Blanco leyó, con voz quebrada por la emoción de los aplausos que le interrumpían, una carta abierta a su hermano. "Estés donde estés, has de saber que estamos contigo. No te olvides que tienes que llevar a tu novia al viaje que le prometiste, en ese coche que te compraste y aún no has visto". Luego pidió a todo Ermua, a toda Euskadi, a todos los españoles que acudieran por la noche a las plazas mayores con velas, "para dar luz a la oscuridad que estás viviendo". La familia Blanco y los vecinos de Ermua han pasado esta noche concentrados en la plaza del pueblo a la luz de las velas.Horas antes, al mediodía, los lazos azules volvieron a ser desplegados en las fachadas de centenares de ayuntamientos, edificios oficiales, dependencias universitarias, instalaciones laborales. En Burgos, hacía solo diez días que lo habían retirado, tras 532 días de secuestro de José Antonio Ortega Lara. Unas 5.000 personas con templaron, apesadumbradas, cómo se izaba de nuevo ese triste símbolo, mientras expresaban su protesta por el nuevo secuestro. Entre el público se encontraba Domitila Díez, la esposa de José Antonio Ortega Lara y su hermano, el portavoz de la familia. Isaac Díez dejó patente que el funcionario de prisiones se halla "muy afectado", porque conoce la situación y las amenazas que se ciernen sobre Miguel Angel Blanco. "Podéis imaginaros lo que está padeciendo con todo esto", comentó.

Solidaridad de Suárez

En Palma de Mallorca, las campanas repicaron para hacer más sonora la exigencia de qué Miguel Ángel Blanco sea puesto en libertad, con vida, inmediatamente. En la concentración realizada ante el ayuntamiento, el ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez se sumó a la protesta contra "un chantaje que va dirigido", dijo, "contra todos los españoles". Y pidió a todos los demócratas que no permanezcan impasibles ante la escalada terrorista.Los lazos azules fueron desplegados de nuevo en el Palau de la Generalitat y en el Ayuntamiento de Barcelona. Jordi Pujol, los representantes de los principales partidos políticos, concejales y el cardenal-arzobispo, Ricard Maria Carles, se dieron cita en la Plaza Sant Jaume, junto a centenares de ciudadanos, para simbolizar la solidaridad de Cataluña. Más de 600 ayuntamientos de la comunidad autónoma organizaron concentraciones contra ETA.Por la mañana, unas 10.000 personas acudieron en Madrid a la Plaza de la Villa para expresar su firmeza junto a los representantes de las fuerzas parlamentarias del país. Al lado del alcalde, José María Álvarez del Manzano, estuvieron el presidente de la Comunidad, Alberto Ruiz Gallardón; el coordinador general del PP, Ángel Acebes; el número dos del PSOE, Cipriá Ciscar; los portavoces parlamentarios de IU, CiU, PNV y EA, y de los sindicatos. El grito unánime fue: "Vascos, sí; ETA, no". Por la tarde, 50.000 personas acudieron a la Puerta de Sol para hacer frente a la dictadura de ETA. Por la noche, una concentración silenciosa, a la luz de las velas, acompañó la vigilia de la familia Blanco en Ermua. Desde los balcones, fueron muchos los ciudadanos que se sumaron a la iniciativa, con velas encendidas durante la noche. Estas manifestaciones se repitieron en todas las ciudades y en innumerables pueblos.

La amenaza de ETA movilizó también al mundo judicial. Trescientos magistrados y funcionarios de justicia -entre ellos los presidentes de todas las salas del Supremo- se manifestaron ante las puertas del Tribunal Supremo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de julio de 1997