Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Iímites de la ciencia

Welch Everman, decano adjunto en la Universidad de Maine, señala que en anteriores películas de terror, los miedos se personificaba en los científicos locos. "En los años cincuenta, se transformó en un escepticismo hacia la ciencia la ciencia había ganado la guerra, pero la gente también tenía miedo de la bomba atómica y de la contaminación radiactiva" .En los años cincuenta, esos miedos inspiraron películas como Them!, que fue un gran éxito de Warner Brothers, y Beginning of the End, en la que langostas gigantes atacan Chicago; Black Scorpion, en la que escorpiones gigantes atacan México, y Attack of the Giant Leeches, en la que los pegajosos monstruos son liberados por la radiactividad tras un lanzamiento espacial.

Everman cuenta: "Desde Vietnam, y más recientemente con las noticias sobre posibles desastres ecológicos y preocupaciones sobre la clonación, tenemos la impresión de que la ciencia actúa casi sin límites, y estas nuevas películas reflejan eso. Ahora tenemos una opinión más negativa de la ciencia que en los anos cincuenta" .

Lo que sirve como fondo de la nueva oleada de películas de terror es, según directores y guionistas, la aproximación del milenio. Chris Brancato, que ha escrito para la serie de televisión Expediente X y es el autor del guión de Species II, una nueva película actualmente en producción, dice: "Es la, paranoia del milenio: la gente está muy nerviosa por lo que vaya a pasar".

Wes Craven, director de Scream y otras películas de terror de éxito', afirma: "No sólo estamos llegando al final del siglo, sino también al final del milenio. Hay cosas extrañas en, el horizonte. Psicológicamente, tenemos la sensación de que avanzamos hacia el precipicio y de que la naturaleza se vengará".

Otros maestros del género de terror no están tan seguros sobre las causas de estas películas. John Carpenter, entre cuyas películas está Escape from L A., observa que los estudios inevitablemente reciclan viejas ideas y que ahora el reciclaje se orienta a las películas de insectos de los años cincuenta. "Todo el mundo quiere explotar el filón madre en busca de éxito", opina Carpenter. "Y quizá en este momento se nos hayan agotado los extraterrestres". ¿Le sorprende la oleada de películas de bichos? Carpenter contesta: "En absoluto, nada de Hollywood me sorprende".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de julio de 1997