Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lavelli y Kushner muestran la angustia del hombre contemporáneo

El director y autor estrenan 'Eslavos' mañana en Madrid

Eslavos, obra de Tony Kushner en la que se pone especialmente de manifiesto la gran interrogante que lanza este conocido autor estadounidense al mundo, "¿qué hacer ante este final milenio?",se estrena mañana en el teatro María Guerrero, de Madrid. Su director. el franco-argentino Jorge Lavelli, un primer espada mundial en cuestiones escénicas, trae esta coproducción del CDN con el teatro de la Colline de París, pero realizada para Madrid con actores y adaptación españoles, en la que se muestra la angustia del hombre contemporáneo a través de un peculiar humor.

Lavelli y su equipo fueron presentados por Tomás Marco, director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), y Juan Carlos Pérez de la Fuente, director del Centro Dramático Nacional (CDN). Marco señaló que esta coproducción fue programada por el anterior equipo del CDN y que ellos la han asumido: "Vi la magnífica puesta en escena de esta obra en París y, en lo que se refiere a actores, no vamos a estar por debajo", señaló."El hecho de que los protagonistas sean eslavos es casi un pretexto para Kushner", dice Lavelli, "lo apasionante y lo que más me atrae de él, en esta y otras obras suyas, es su manera de abordar los problemas humanos e introducir su punto de vista, no exento de dolor, sobre este tiempo que le ha tocado vivir, y el comportamiento de sus iguales, una reflexión llena de sufrimiento que le permite el advenimiento del humor en su obra", dice el director sobre este autor, mundialmente conocido por su trilogía,4ngeles en América.

Lavelli, que ha elegido para la puesta en escena española a actores conocidos en el medio escénico, como Antonio Canal, Héctor Colomé, Ana Frau, Joaquín Hinojosa, Natalia Meriéndez, Juan José Otegui, Blanca Portillo, Carmen Segarra, Manuel Tejada y la joven Cristina Arranz, ha contado con la adaptación al castellano realizada por Carla Matteini.

También la escenograria ha tenido que ser adaptada a Madrid, ya que el espacio escénico del teatro de la Colline, grande y moderno, es muy distinto al decimonónico teatro María Guerrero, considerado este último más idóneo por el propio Lavelli para este espectáculo, que permanecerá en cartel hasta finales de julio y con el que se cierra la temporada teatral 1996 / 1997 del Centro Dramático Nacional.

Un espectáculo que transita por los tiempos de la desaparición de la Europa del Este: "Nos habla del abuso del poder, de cómo la ciencia se puede poner al servicio del progreso, pero sin contar con el hombre, del poder enfrentado a la afectividad, enfrentando sentimiento y concepto, corazón y cerebro..., todo ello mostrado con Una inigualable agudeza, en la que define con cuatro palabras a todos y cada uno de los personajes", dice Lavelli, quien deja claro que, a pesar de que la gran aportación de Kushrier es la angustia por el tiempo que nos ha tocado vivir, su desesperación deja una puerta abierta y marcada por el optimismo de un hombre que ama la vida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de junio de 1997