Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad considera inviable ampliar Barajas a cinco pistas

"La quinta pista no cabe". Así de tajante se mostró el consejero de Obras Públicas de la Comunidad de Madrid, Luis Eduardo Cortés, respecto al futuro del aeropuerto de Barajas. El ministro de Fomento, Rafael Arias-Salgado, descartó ayer la construcción a corto y medio plazo de un segundo aeropuerto (tardaría 10 años en construirse y costaría un billón de pesetas), para el que el Gobierno regional ha reservado suelo en Campo Real. El ministro afirmó que sólo cabría hablar de un segundo aeropuerto en el caso de que se mostrasen inviables tanto la ampliación de Barajas "hasta sus últimas consecuencias" como la utilización del "espacio físico de Torrejón de Ardoz" no ocupado por la base militar". Una sola compañía de vuelos regulares, Air Track, que, cubre el trayecto Pamplona-Madrid, aceptó operar en la base militar tras su apertura al tráfico civil hace tres meses (en ese tiempo, se ha atendido a 6.300 pasajeros).El argumento de la Comunidad contra un aeropuerto de cinco pistas en Barajas se centra en la escasa distancia que habría entre ellas y en el impacto ambiental que sufrirían los municipios cercanos. Si bien en el diseño de la Comunidad para el segundo aeródromo en Campo Real (para el que ya se ha pensado el nombre de Juan Carlos I) cada pareja de pistas dista 1.380 metros entre sí -el mínimo para que sean operativas al máximo-, ese espacio no se puede guardar en Barajas.

Este impedimento, afirma la Comunidad, ya existe entre la primera y la segunda pista de Barajas, y existiría entre la cuarta, la quinta y la primera. La consecuencia es una limitación de la progresión de operaciones: una pista permite 40 movimientos a la hora; cinco pistas, 120 y un máximo de 50 millones de pasajeros. Ese volumen se alcanzará en el 2010. Para esa fecha, habría que tener listo el segundo aeropuerto.

Petición de consenso

Arias-Salgado considera que el futuro de Iberia depende de la ampliación de Barajas

Por su parte, el alcalde José María Álvarez del Manzano se congratuló por los planes de Fomento. "Coincide con nuestro deseos sobre Barajas, subordinados a que sean posibles a nivel técnico y medioambiental". El secretario general de los socialistas madrileños, Jaime Lissavetzky, pidió ayer consenso político y social para encontrar una solución al futuro aeroportuario de Madrid. Se mostró dispuesto a llegar a acuerdos sobre un asunto que, en su opinión, no puede decidir sólo el PP.El portavoz de Urbanismo del PSOE en la Asamblea de Madrid, Fernando Abad, ha pedido a Ruiz-Gallardón que inicie cuanto antes los estudios previos, convenios y proyectos técnicos necesarios que permitan la construcción del segundo aeropuerto de la Comunidad. De momento, en los planos que maneja la Consejería de Obras Públicas constan ocho pistas en paralelo cruzadas bajo tierra por la futura M-70. Aparecen también las conexiones con la ciudad mediante un tren rápido regional (el de Arganda) y con las líneas de alta velocidad.

Según Abad, la construcción de un segundo aeropuerto en Campo Real contribuiría al reequilibrio territorial. "La Comunidad de Madrid no puede perder la oportunidad de ser receptora de esa infraestructura nacional, sin la cual difícilmente podría desarrollarse una oferta de la región como sede olímpica para el año 2008 o para el 2012, y mal papel haría la futura Ciudad del Ocio de San Martín de la Vega sin un aeropuerto cercano".

Por otra parte, el diputado de IU Adolfo Gilaberte indicó que "Barajas no tiene posibilidades físicas de ampliación, y, si se incrementase el número de pistas, aumentarían las zonas afectadas acústicamente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 1997

Más información