Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camus rueda en Cantabria 'El color de las nubes'

Mario Camus rueda en Cantabria su película número 26, El color de las nubes, 34 años después de que con Young Sánchez se estrenara como director y guionista; sin demasiado esfuerzo recuerda que desde entonces se ha hecho llevar las cámaras a su tierra nativa en siete ocasiones, no sabe si impulsado por los recuerdos de la infancia o la autoría de los guiones. "Quizá", puntualiza, "porque los argumentos o los hechos que se describían son, como ahora mismo, propios de esta tierra".El rodaje comenzó en Madrid el 7 de abril y cuatro días después el equipo se trasladó a Cantabria puesto que ahí se desarrolla la parte principal del relato, obra de Camus con la cooperación de Miguel Rubio.

"Realmente, el título de la película", advierte el director, "nada tiene que ver con las nubes. Es simplemente la fracción de un poema de Schiller alusivo al valor del trabajo". El color de las nubes es el relato de cuatro historias entrecruzadas: la de Lola (Julia Gutiérrez Caba), una mujer madura a quien un viudo enamorado ha legado su vieja casona, pero se encuentra amenazada por el desahucio emprendido por el único hijo de aquél al considerarse legítimo heredero del viejo inmueble; el descubrimiento por un viejo calafate de barcos y pescador fuera de la ley, Colo (José María Doménech), de un gran alijo que se propone vender para ayudar a Lola a conservar la casa; el romance de la sobrina Clementina (Ana Duato) con el abogado Valerio (Antonio Valero) y el encuentro y entendimiento de dos niños afectados por el áspero mundo que les ha tocado vivir y que recuerdan las peripecias de las criaturas descritas por Mark Twain.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de mayo de 1997