Un laboratorio de EE UU sintetiza dos sustancias naturales contra el cáncer

En el trabajo participan, dos científicos españoles

Un equipo de bioquímicos, dirigido por Kyriacos C. Nicolaou, el científico que sintetizó la sustancia anticancerosa taxol, ha conseguido ahora en laboratorio otras dos sustancias naturales prometedoras contra el cáncer. Dos científicos españoles, Joaquín Pastor y Francisco Sarabia, forman parte del equipo del Instituto Scripps, en La Jolla (California) que ha publicado su trabajo en la revista Nature.Las epotilonas A y B son dos productos de origen natural, aislados de unas bacterias, las Sorangium cellulosum, que, además de poseer una arquitectura poco común desde el punto de vista químico han demostrado en laboratorio ser activas contra células tumorales. Su mecanismo de acción parece ser similar al del taxol, utilizado ya en terapias anticancerosas. Por eso, las epotilonas se han convertido en los candidatos más prometedores a nuevos medicamentos anticancerosos de entre las más de 100.000 sustancias ensayadas en los últimos 20 años.

Para verificar si funcionan o no verdaderamente en ensayos clínicos, resulta esencial disponer de ellas mediante síntesis química total en laboratorio, porque así se pueden obtener productos análogos o derivados que tengan mayor actividad o selectividad o menor toxicidad. Pero para la actual capacidad de análisis de nuevos productos que tiene la farmacología no vale cualquier método de síntesis.

En fase sólida

Un aspecto importante de su trabajo, resalta Joaquín Pastor, es que se ha aplicado y desarrollado en uno de los casos una nueva tecnología en el campo de la síntesis de productos orgánicos, la denominada síntesis en fase sólida y se ha tenido en cuenta el concepto de química combinatoria en la estrategia de síntesis de estos productos. Esto se traduce, en otras palabras, en que se ha abierto la puerta para obtener un gran número de derivados de forma eficaz y rápida, lo que facilitará el descubrimiento de nuevos productos más potentes desde el punto de vista terapéutico. Esta tecnología nunca se había aplicado anteriormente a fondo a moléculas de estructura tan compleja como las epotilonas, explican los integrantes del equipo.

La técnica y los resultados han sido patentados y los derechos adquiridos por una compañía farmacéutica. Los productos sintéticos han sido evaluados para verificar su capacidad citotóxica.

El taxol, y las epotilonas, actúan estabilizando los microtúbulos, formaciones celulares que intervienen en la división celular. El bloqueo de este proceso da lugar a la muerte de la célula.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de mayo de 1997.

Lo más visto en...

Top 50