El heredero de Marruecos aboga por que Europa deje de ser una fortaleza cerrada

El príncipe Sidi Mohamed, heredero de la Corona de Marruecos, pidió ayer a España "imaginación y creatividad" para dejar en el pasado el concepto de Europa como una "fortaleza" económica cerrada frente a terceros países. "En vez de tener a menudo que calmar accesos de fiebre que obstaculizan puntualmente nuestra acción común, podemos tener más imaginación y creatividad, afirmó el primogénito de Hassan II en el brindis del almuerzo que le ofreció el príncipe Felipe en el Palacio Real de Madrid.

El salón Gasparini del Palacio Real acogió ayer el almuerzo ofrecido por Don Felipe de Borbón al príncipe Sidi Mohamed. Entre los 60 invitados se encontraban el vicepresidente segundo del Gobierno, Rodrigo Rato; el ministro de Defensa, Eduardo Serra; los presidentes del Congreso y el Senado, Federico Trillo y Juan Ignacio Barrero, respectivamente, así como los portavoces parlamentarios del PP, CiU y CC y una diputada de Eusko Alkartasuna en representación del Grupo Mixto.El príncipe Felipe, anfitrión del heredero marroquí en esta visita de cuatro días que concluirá hoy en Córdoba, destacó que los elementos históricos y geográficos, además de los comunes, favorecen las relaciones entre los dos países. También recordó, sin embargo, que "los vínculos y los entramados de intereses entre los Estados y los pueblos, como sucede con las personas, hay que tejerlos y cuidarlos".

El príncipe Mohamed, que pronunció la mayor parte de su dicurso en un correcto castellano, destacó la creación del Comité Permanente de Enlace -con una línea telefónica especial en caso de crisis como un elemento estructural nuevo en las relaciones hispano-marroquíes-, destinado a dinamizar el "diálogo y la concertación" entre los dos países.

La constitución del Comité Averroes, que reúne a personalidades de la cultura de ambos países, también fue destacado por el heredero marroquí, que indicó que entre sus misiones está "luchar contra los prejuicios y los tabúes" que entorpecen el conocimiento de los dos países.

Su labor, añadió, puede permitir que "desaparezcan de la memoria y la imaginación colectiva todos los fantasmas, los tópicos y las pasiones para liberar de una vez por todas, sin falsos complejos, el enorme caudal de afinidades que reúnen nuestros dos pueblos".

El príncipe Mohamed recordó la Conferencia de Barcelona y elogió la "responsabilidad positiva" de España en la construcción de la Europa del Mediterráneo y abogó por la continuidad de esa actitud de apertura y solidaridad sin pensar en posiciones adquiridas.

"Sabemos que la Europa fortaleza pertenece al pasado. Juntos tenemos otro proyecto. En vez de tener a menudo que calmar accesos de fiebre que obstaculizan puntualmente nuestra acción común, podemos tener más imaginación y creatividad. Tenemos que dar a nuestros operadores, sobre todo de los sectores sensibles de la pesca y la agricultura, por ejemplo, la posibilidad de trabajar juntos diferentemente, dentro de una lógica de cooperación y con una visión comercial ofensiva y no meramente competitiva o defensiva", añadió.

El príncipe marroquí, que es general de división, visitó por la mañana el Ministerio de Defensa, en el que se le enseñó el Centro de Conducción de la Defensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de mayo de 1997.

Lo más visto en...

Top 50