Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liaño no toma medidas contra Gregorio Marañón y José María Aranaz tras sus declaraciones

Los dos consejeros de Sogecable explicaron como se ha financiado la empresa

Los abogados Gregorio Marañón y José María Aranaz, ambos consejeros de Sogecable quedaron ayer en libertad sin fianza tras declarar ante el juez Javier Gómez de Liaño, quien no adoptó contra ellos ninguna de las variadas medidas planteadas por los acusadores. El fiscal Ignacio Gordillo pidió para ambos que se les obligara a comparecer periódicamente en la Audiencia Nacional y a no salir de España sin permiso del juez. El acusador particular Manuel Murillo solicitó prisión eludible mediante fianza para los dos; mientras el letrado de Jesús Cacho pidió que Marañón comunicara sus viajes al extranjero y no solicitó nada para Aranaz. Javier Sainz Moreno llegó a pedir prisión sin fianza para Aranaz.

Marañón argumentó que la financiación de Sogecable no se hizo con las fianzas entregadas por los abonados,sino con las aportaciones de los accionistas, que superaron los 30.000 millones de pesetas. A ello hay que añadir las cuotas de los abonados, cuyo monto global se eleva a 180.000 millones.Gregorio Marañón agregó también que los 21.000 millones de las fianzas entregadas por los suscriptores se aplicaron a la compra de los descodificadores lo que, a su entender, supuso un beneficio para los abonados. Por dos motivos: el primero, que en algunos casos el precio del descodificador era el doble que la cantidad depositada como fianza; y el segundo, que si los usuarios hubieran tenido que comprar el aparato habrían tenido ahora que adquirir otro para adaptarlo a la televisión por satélite y no podrían recuperar el importe del primero al tener que cambiarlo por el nuevo. Marañón también sostuvo que esas fianzas deben considerarse jurídicamente como una prenda irregular y no un de pósito en el sentido del Código Civil.

Nada de ingeniería

En cuanto al hecho de que las fianzas de Canal + fueran traspasadas a una empresa con otro nombre (Sogecable), Marañón negó que eso se haya debido a oscuras maniobras de ingeniería financiera, como algunos han querido hacer ver. Se hizo por algo mucho más sencillo: para poder ampliar las actividades en el campo de la televisión por cable o por satélite, porque el régimen de concesión de Canal + impedía su desarrollo dentro de Canal +. Preguntado si se habían pagado los dividendos de Sogecable con el dinero de las fianzas, Gregorio Marañón sostuvo que se distribuyeron con cargo a los beneficios de esa sociedad y no con cargo a las fianzas. Una parte de esos beneficios, aproximadamente 12.000 millones, fueron destinados a dividendos mientras que otra parte, unos 17.000 millones,lo fueron a reservas. El fiscal preguntó si Sogecable estaba en condiciones de devolver el importe de las fianzas. "Claro que estamos en condiciones; de hecho, lo hemos devuelto 400.000 veces", contestó Marañón. (Canal + tiene en la actualidad 1.400.000 abonados, si bien a lo largo de los años en los que lleva en funcionamiento 400.000 personas se han dado de baja y a todas se les ha devuelto el importe de la fianza). Preguntado por qué no comunicaron a los abonados el cambio del dinero de las fianzas de Canal + a Sogecable, Marañón defendió que al tratarse de una prenda irregular, no había necesidad de hacerlo. Y que como no había sustitución del deudor, que seguía siendo el mismo, esa información era irrelevante.José María Aranaz, secretario general de Sogecable, también quedó en libertad tras declarar. La explicación de Aranaz ante el juez fue casi idéntica a la efectuada por la mañana por Gregorio Marañón, es decir: que Sogecable se financió con las aportaciones de los accionistas y las cuotas de los abonados. También mantuvo que los dividendos repartidos por Sogecable lo fueron con cargo a los beneficios y no a las fianzas de los descodificadores.

Murillo: "A Carabanchel"

Al término de la declaración, el abogado Manuel Murillo, que representa a dos abonados de Canal +, expuso a los periodistas que había denunciado el acoso que a su entender padecen los letrados y el juez por los medios de comunicación próximos a los imputados. "Voy a pedir que los responsables de esos medios ingresen en Carabanchel", dijo, "para que no obstaculicen el normal funcionamiento de la justicia porque están presionando al juez y acosando a los abogados". Agregó que, por el momento, sólo había pedido la prisión bajo fianza para los consejeros de Sogecable, aunque, en tono amenazador, añadió: "Ya veremos cuando vengan el príncipe y el rey", en referencia a Juan Luis Cebrián y Jesús de Polanco.

Murillo dijo que José María Stampa -letrado del periodista Jesús Cacho- había realizado una denuncia similar. Pero este abogado le rectificó: "No he denunciado nada. No me he visto sometido a ningún acoso aseguró. Stampa, no obstante, criticó que los consejeros de Sogecable se hayan negado a contestar las preguntas de los abogados de las acusaciones.

Letrados de los consejeros de Sogecable precisaron ayer que las medidas cautelares adoptadas por Gómez de Liaño respecto a Carlos March y Leopoldo Rodés no establecen la prohibición de salir de España, sino el recabar autorización del juzgado para ello. Varios de los letrados, tanto de la acusación como de la defensa, habían informado el martes de que la decisión del juez era de "prohibición de abandonar el territorio, nacional".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 1997