Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia y la OTAN pactan el nombre del futuro acuerdo

El secretario general de la OTAN, Javier Solana, y el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Yevgueni Primakov, realizaron anteanoche "algunos progresos", pero insuficientes, para acordar el texto que presidirá la relación bilateral, según ambos reconocieron ayer. La ronda negociadora fue la más larga de las celebradas: duró cinco horas. Continuará el martes próximo, en Moscú, "para intensificar su trabajo con el objetivo de alcanzar un acuerdo en la fecha más cercana posible". Los negociadores consensuaron el nombre del documento: será un Acta fundacional o Acta marco, un intermedio entre lo que pretendía Moscú (Acuerdo) y lo que deseaba Bruselas (Carta).

Aparcaron otra divergencia menor: en quién recaerá la presidencia del Consejo bilateral. Sobre el escollo principal -el impacto militar de la ampliación de la Alianza a la Europa del Este- los progresos fueron muy limitados, según fuentes atlánticas. Primakov insistía en redacciones que comprometían fuertemente a la OTAN en otorgar garantías absolutas de que no aumentará su despliegue en el Este, para no romper el equilibrio militar. Solana replicó que bastaban los compromisos de intención ya adoptados y que los Dieciséis no pueden ofrecer a los candidatos un estatuto de segunda fila.

El secretario general de la OTAN ofreció al ministro ruso una nueva compensación aprobada anteayer mismo por el Consejo Atlántico: abrir la posibilidad de revisión de las cifras nacionales máximas de fuerzas convencionales, establecidas según un tratado que se revisa ahora en Viena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 1997