Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos se decanta por los jueces descerebrados y señala a González como "cerebro del GAL"

El vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos, manifestó ayer que se siente directamente aludido por las últimas críticas de Felipe González, para quien el primer año de gobierno del PP se ha distinguido por un recorte de las libertades. Con ese pretexto, el de sentirse aludido, Cascos replicó atacando, y no dudó en volver a recuperar para la trinchera política el caso GAL y señalar a González como el "cerebro" de la guerra sucia. "En el asunto de los GAL yo me sitúo inequívocamente del lado de los descerebrados, y no del lado del cerebro, sobre todo cuando ese cerebro ha costado 28 víctimas fruto de 28 asesinatos" dijo el número dos del Gobierno en la Cope y ante las cámaras de TVE destacadas para recogerlo. El 29 de septiembre, Cascos ya había definido los GAL como "terrorismo de bodeguilla".

El vicepresidente político del Gobierno respondió con crudeza a Felipe González, y lo hizo con todo el escenario preparado. Aunque sus duras declaraciones las realizó a través de la cadena Cope, la propia Vicepresidencia de Cascos se encargaba poco después de difundirlas por escrito en un habitual El Gobierno informa, y para mayor difusión, los informativos de TVE las reproducían con imágenes grabadas por cámaras especialmente destacadas al despacho del número dos del Gobierno.Para golpear con mayor dureza, Cascos recuperó las ya conocidas declaraciones del líder del PSOE calificando a algunos jueces de "descerebrados". "Yo me sitúo inequívocamente del lado de los descerebrados y no del lado del cerebro, sobre todo cuando ese cerebro ha costado 28 víctimas fruto de 28 asesinatos", resalta la nota oficial de la Vicepresidencia bajo un epígrafe que dice: "EL CEREBR0 DEL GAL: 28 ASESINATOS". Unas declaraciones similares de Francisco Álvarez Cascos en Mérida, el 29 de septiembre, desataron la crispación política que tanto denunció luego el principal socio parlamentario del Ejecutivo del PP, Jordi Pujol. "El juicio histórico será muy duro con Felipe González", dijo entonces Cascos, que atribuyó al ex presidente "cobardía moral y política" por "haber dejado tirados en la cuneta a sus colaboradores". "El GAL no fue terrorismo de Estado, fue sencillamente terrorismo de bodeguilla [la de La Moncloa]", proclamó ante 700 afiliados el dirigente del Partido Popular.PSOE: "Simples calumnias"

La contrarréplica del PSOE por sus palabras de ayer no tardó. Primero, el ex ministro Juan Alberto Belloch tachó las declaraciones de Cascos de "simples calumnias" que hechas desde la oposición "no son positivas" y que desde el Gobierno "resultan ridículas". Belloch les restó importancia, pero sí remarcó el reparto de papeles en el actual Ejecutivo: "Cascos ha pedido el papel de decir todas las barbaridades y de hacer el juego sucio".

Su ex compañero Alfredo Pérez Rubalcaba acusó al vicepresidente primero y secretario general del PP de "utilizar la Justicia bajo las órdenes directas del presidente, José María Aznar, para perseguir enemigos políticos y mediáticos, y la prueba es que alguno de ellos [en referencia a Gómez de Liaño] está en este momento trabajando en esa línea utilizando documentos que el propio vicepresidente ha encargado". Rubalcaba indicó que "el hecho de que Cascos apoye a descerebrados no es ciertamente una noticia, no debería ser comentado por nadie de la oposición y es una cosa evidente, pero ha ido más allá". '

Alertó también contra la escalada de barbaridades políticas a la que Cascos nos tiene acostumbrados", y expresó su temor a que se terminen los adjetivos para calificar ese estilo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 1997

Más información

  • Rubalcaba ironiza con que no es noticia esta ubicación del vicepresidente primero