Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal del Estado espera una decisión convincente del Gobierno

El fiscal general del Estado, Juan Cesáreo Ortiz Úrculo, espera que una próxima decisión del Gobierno sobre su propuesta de traslado forzoso de la fiscal de la Audiencia Nacional María Dolores Márquez de Prado se base en una convicente argumentación jurídica. En la actitud de Ortiz Úrculo pareció apreciarse un alejamiento de su disposición a dimitir, cuando desde la cúpula del Ministerio Fiscal se manifestó ayer a Efe que en ningún caso el fiscal del Estado ha enviado un órdago al Gobierno, centrado en que dimitiría si el Ejecutivo no confirma la sanción de traslado forzoso de la fiscal por enfrentamientos con magistrados y superiores jerárquicosLas mismas fuentes señalaron que Úrculo "no toma decisiones sobre hipótesis sino sobre hechos que se enmarcan en unas circunstancias". Destacaron entre estas circunstancias que la decisión del Gobierno de aceptar o no la propuesta del fiscal se sustente en una convincente argumentación jurídica. Mientras tanto, Úrculo trabaja con "normalidad aunque con preocupación" y desea, según tales fuentes, que determinadas decisiones sean consideradas "en el marco de situaciones delicadas".

Fuentes no oficiales, pero cercanas a la Fiscalía del Estado, interpretaron las anteriores declaraciones en el sentido de que, incluso si el Gobierno decide no confirmar el traslado de Márquez de Prado, Úrculo podría no dimitir, siempre que los argumentos jurídicos aportados por el Ejecutivo para sustentar su decisión resultaran sólidos.

En este sentido, las fuentes fiscales no oficiales creen que Úculo considera que al Gobierno le corresponde, de acuerdo con la ley, la última palabra sobre determinados nombramientos o traslados, como es el caso de Márquez de Prado y que eso es así al margen de las propuestas del fiscal general.Esto refrendaría la independencia no sólo del fiscal respecto del Gobierno sino del Ejecutivo respecto del fiscal, según las citadas fuentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 1997