Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE acusa al ejecutivo de "golpismo judicial"

El PSOE no se conforma con mantener un estrecho marcaje en torno a la ministra de Justicia Margarita Mariscal de Gante, por la situación de la Audiencia Nacional. Ayer elevó el tono y el diputado Álvaro Cuesta calificó de "golpismo judicial" la actitud del Gobierno en el conflicto de los fiscales de este organismo judicial.Cuesta preguntó a la ministra si aceptará la. propuesta de sanción que le ha hecho el fiscal general del Estado para trasladar a la fiscal María Dolores Márquez de Prado. La ministra con el singular laconismo que le caracteriza respondió: "Señoría voy a adoptar la decisión que tenga que adoptar y le aseguro que va a ser clara y pública".

A partir de ahí Cuesta desató una batería de acusaciones dirigidas primero a los cuatro fiscales expedientados de la Audiencia Nacional a los que acusó de ejercer el "matonismo verbal y jurídico" y de mostrarse "sumisos a los intereses revanchistas del Gobierno". Cuesta pasó de inmediato a acusar a la ministra, de la que dijo que "forma parte de un entramado" en el que estarían algunos jueces, fiscales y medios de comunicación, y terminó remedando el famoso "váyase señor González" de Aznar diciéndole: "Váyase señora ministra; vá-ya-se".

Mariscal de Gante replicó a Cuesta preguntándole que cómo se atrevía a hablar de entramados y a verter tan graves acusaciones contra jueces y fiscales para concluir: "Quizá se crea el ladrón que todos son de su condición".

Inmediatamente antes el exministro de Justicia e Interior Juan Alberto Belloch había preguntado a la ministra cuándo piensa cubrir la plaza de fiscal jefe de la Audiencia Nacional. Mariscal de Gante anunció que será " en breve" y que la próxima semana se reunirá el Consejo Fiscal que estudiará las tres candidaturas presentadas y propondrá un nombre al Gobierno. Belloch no desaprovechó la ocasión para criticar con extremada dureza la actuación del Ministerio y del Gobierno en este asunto.

Al margen de la discusión en el hemiciclo, el portavoz de Justicia del Grupo Popular, Andrés Ollero, aseguró que le resulta sorprendente "la dimensión que se le da a este problema desde la oposición". En su opinión, "o no encuentran otros campos de tiro o bien el PSOE está obsesionado con la justicia por razones un poco freudianas".

Para Ollero, "había una situación muy grave, que fue calificada de motín por los socialistas, y el fiscal general Ortíz Úrculo ha hecho cosas que no se habían hecho antes, como la inspección, los expedientes y las sanciones".

La opinión de Manuel Silva, portavoz de Justicia de CIU, el grupo que apoya al Gobierno, no es tan favorable. En su opinión, "la situación de interinidad en la jefatura de la Fiscalía de la Audiencia Nacional no es buena y demuestra una cierta incapacidad para resolver los problemas".

El portavoz del grupo vasco (PNV) Iñaki Anasagasti ofreció una opinión muy diferente. A su juicio, la Audiencia Nacionalera algo muy respetable hasta que ha llegado el asunto de los GAL. Respecto del conflicto concreto de los fiscales, aseguró Anasagasti que se trata de "una tormenta en un gran vaso de agua".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 1997