Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todo preparado para evacuar a los 137 españoles

GUERRA CIVIL EN ZAIREAunque no hay tropas españolas en Congo, la evacuación de los 137 españoles residentes en el convulsionado Zaire, misioneros y monjas en su mayoría, está preparada al mínimo detalle.El embajador José Antonio Bordallo no quiere revelar los planes, "pues son secretos para que sean efectivos", pero asegura que nada se ha dejado al azar o a la improvisación.

Cada semana, como el resto de sus homólogos con ciudadanos en Zaire, rastrea los 10 puntos previstos de concentración en caso de emergencia. Y a cada uno de los 137 candidatos a la evacuación les reitera una ringlera de consejos paternales, entre ellos, que es mejor pecar de exceso a la menor señal de alarma que aguardar al último segundo cuando todo sea mucho más difícil de controlar.

El principal de esos puntos de concentración es la residencia del propio embajador, una bella casona con jardín y piscina situada en el otrora elegante barrio de Gombe, en el centro mismo de la capital zaireña, Kinshasa.

Protegida por cuatro geos armados, la residencia está dentro del perímetro que asegurarían las fuerzas extranjeras acantonadas en el vecino Congo. Se trata de un lugar seguro, vecino de la residencias de los embajadores del Reino Unido y de Estados Unidos. Por ahora, ninguno de esos 137 españoles quiere abandonar Zaire. Todos se hallan bien y fuera de peligro.

Si la situación se deteriorase gravemente, el plan es sacarles de Kinshasa en helicópteros de Estados Unidos o de Francia hasta Brazzaville y desde ahí trasladarles en avión a Madrid (10 horas de viaje). Este avión, fletado por el Ministerio de Exteriores, se encuentra ya preparado, aguardando la orden para partir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de mayo de 1997