Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA CIVIL EN ZAIRE

¿Éxito o fracaso en Punta Negra?

Si el jefe rebelde Laurent Kabila frena su imparable avance sobre Kinshasa durante 8 o 10 días, como anunció Nelson Mandela, la cumbre habrá sido un éxito de Mobutu Sese Seko. El aún presidente de Zaire, visiblemente demacra do e incapaz siquiera de subir los 31 escalones que permite el acceso al Outeniqua, entró ayer en la reunión como un cadáver político, con una carta de dimisión en el bolsillo, ha salido de ella con un inesperado regalo de casi 10 día extras de supervivencia. Ésta es una constante en su extensa biografía de malabarista político. Mobutu es, sobre todo un superviviente nato. Lleva 32 años en el mismo puesto Pero las posibilidades reales largo plazo, las de imponer s descabellado plan de paz (elecciones con él sentado e el trono), son nulas. Y él lo sabe. Sabe muy bien que su días al frente de Zaire han terminado. Pero su victoria e poder ganar una batalla, aun que sea la de imagen, e irse con dignidad.Ante Kabila se abren ahora dos posibilidades. La más atractiva es ignorar por completo ese supuesto compromiso pregonado con aviesa intención por Mandela y toma Kinshasa en los próximo días. Está en condiciones de lograrlo. Ventajas: no tendría que compartir un gramo d poder con los mobutistas o con sus opositores civiles, los que desprecia por considerarles copartícipes del sistema. Mandela, desde su enorme prestigio, ya ha advertid contra esta tentación: "No conozco una solución milita que mejore un acuerdo pacífico", dijo ayer en el muelle de Punta Negra. El problema con el que se topan los rebeldes es que no pueden acepta un pacto que les ofrezca me nos de lo que pueden conseguir sin él. Kabila también está en condiciones de espera esos 8 o 10 días y consolida las posiciones. No tiene rival. El Ejército de Mobutu es un banda en retirada, incapaz de invertir su derrota militar. El juego de Kabila, ahora, podría ser el de mejorar su imagen exterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de mayo de 1997