Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fura dels Baus ilustra en 'El martirio de san Sebastián' la pasión del hombre contemporáneo

La Ópera de Roma acoge el estreno de la nueva versión de la cantata de Debussy

La revisión de los abusos del poder contra personas, ideas políticas, éticas y estéticas a lo largo del siglo XX. Bajo esta óptica el grupo teatral La Fura del Baus plantea su versión de la cantata escénica de Claude Debussy El martirio de san Sebastián, que el próximo lunes se estrenará en el Teatro de la ópera de Roma. En un proceso de creación conjunta, La Fura dels Baus, el cineasta Manuel Huerga, el escultor Jaume Plensa y el escritor Guillem Martínez han convertido al mártir romano del siglo III en el paradigma de la rebeldía. Despojada de la religiosidad del tema, esta nueva versión de la cantanta de Debussy ilustra, según sus creadores, "la pasión del hombre contemporáneo".

El cansancio se acumula, pero el nervio y la ilusión mantienen en pie, tras largas horas de ensayo, a todos. "Ante un estreno, siempre son pocas las horas de ensayo comenta uno de los miembros de La Fura dels Baus. En un plató de grabación de anuncios en Barcelona, el Coro de Valencia, de negro y con linternas de minero en la cabeza, atiende las instrucciones de Àlex Ollé y Carlos Padrissa, responsables de La Fura. Miguel Bosé, con bata blanca, se pasea por el plató. Él es el narrador de la cantata, trovador en la obra original, médico aquí. Huerga, tras la mesa de control, da instrucciones para proyectar las imágenes. En una enorme pantalla aparece un mar de cuerpos inertes, ora en blanco y negro, ora en tonos rojizos. El Holocausto."Eso es lo que tú has visto. Otra persona puede ver una cosa diferente", dice Huerga. "Es el mismo mito, el martirio de san Sebastián, visto desde muchos ángulos", tercia Miguel Bosé. "Es la defensa de la normalidad, porque la normalidad nos hace mártires", apostilla Àlex Ollé. Las aportaciones son múltiples, cada uno ha puesto su granito de arena, y las interpretaciones se multiplican. Tantas como miembros hay en el equipo que estrenará esta versión de El martirio de san Sebastián. Tantas como los espectadores que la vean.Adaptación de textos

"Esta es una cantata religiosa, pero nosotros le hemos quitado toda la religiosidad. San Sebastián es aquí un paradigma de la posibilidad de rebeldía en la sociedad actual. Es el ejemplo del radical", explica Guillem Martínez. Su misión ha sido la de adaptar los textos hablados de la cantata, obra del escritor italiano Gabriele D'Annunzio. "No es sólo una adaptación. Se han creado nuevos textos, despojados completamente del tema religioso, que expresan las ideas en las que se basa esta versión", especifica Martínez.

Del recitado original de san Sebastián apenas queda nada. Hacer encajar los nuevos textos con los originales no ha sido una tarea simple. "Los recitados nuevos no pueden solaparse con la música. Es una cuestión de derechos de autor y he tenido que hacer filigranas", asegura el escritor. La parte del narrador es completamente nueva. Es ese médico que interpreta Miguel Bosé el que expresa las ideas. Él es la voz interior de san Sebastián, la conciencia. En Italia, el texto será interpretado en italiano, en España, en castellano.

Manuel Huerga explica que en esta versión se ha hecho "una operación de deconstrucción del mito". D'Annunzio y Debussy hacen que al final de la obra, san Sebastián suba al cielo. Aquí san Sebastián se va al cielo justo al empezar. "¿Quién se cree hoy, a final de siglo XX, que un hombre bueno se va al cielo? Hemos hecho un trabajo de adaptación del mito para acercarlo al público", precisa el cineasta.

Ni La Fura dels Baus, ni Huerga, ni Plensa -que ha diseñado el vestuario y los elementos escénicos-, ni Bosé conocían la cantata de Debussy. "Todos hemos descubierto la obra. Es una música increíblemente bella", asegura Huerga. Bosé cree que esta versión "sorprenderá a muchos y la accesibilidad de la propuesta puede acercar a mucha gente que le tenía miedo a la música clásica".

En el reparto, san Sebastián y el emperador Diocleciano serán interpretados por dos actores: Abraham Hurtado y Al Victor, respectivamente. La coreografía de la obra y la interpretación es de la compañía Erre que Erre y los tres cantantes solistas son Nora Gubisch, Elsa Maurus y Ewa Malas-Godlewska. La dirección musical en Roma, con la participación de la Orquesta Giuseppe Verdi de Milán, correrá a cargo del prestigioso director francés Georges Prete.

Tras su estreno en Roma, el montaje viajará a la ciudad italiana de Cagliari, del 6 al 9 de junio, antes de su presentación en España, el 19 de junio, en la inauguración del Festival de Peralada (Girona). Luego viajará a San Sebastián dentro de la Quincena Musical de la capital donostiarra. El Festival de Mérida y el de Otoño de Madrid están en negociaciones para incluir el montaje en su programación.

-Éste es un espectáculo que no necesita un gran teatro para representarse", explica Carlos Padrissa. Tras el espectacular montaje de la Atlántida, estrenado el pasado año en el Festival de Granada y que no se ha representado más por su complejidad, La Fura dels Baus ha optado por la simplidad -una gran pantalla para proyectar imágenes, estructuras metálicas y escasos elementos decorativos- para que el montaje no se convierta en la obra de un solo día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 1997