Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un pueblo castigado por los ataques de ETA

ETA y sus grupos de apoyo parecen haber elegido Rentería como escenario preferente de sus ataques contra la Ertzaintza. Es en esta ciudad donde ETA intentó matar por primera vez a agentes de la policía autonóma vasca. Los activistas colocaron una bomba en instalaciones de la empresa Iberduero y dos más en las inmediaciones, programadas para estallar cuando los agentes acudieran a inspeccionar el lugar. No hubo víctimas pero estuvieron a punto de conseguir su objetivo. Fue un atentado que pasó casi desapercibido pero que los expertos policiales catalogaron inequívocamente como el primer intento de asesinato de ertzainas.Desde la apertura de la comisaría en Rentería, se han sucedido las acciones de hostigamiento a sus agentes. Alguno de ellos fue arrojado al río en los tumultos protagonizados por los simpatizantes de ETA. El 24 de marzo de 1995, unos encapuchados atacaron con botellas incendiarias a una patrulla de la que formaba parte Jon Ruiz Sagarna, que durante meses se debatió entre la vida y la muerte por las graves quemaduras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de abril de 1997