Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miguel Angel Ordóñez y el fotógrafo Pablo Otín, premios Ortega y Gasset de Periodismo

Presentaron trabajos sobre las cárceles dominicanas y la tragedia de Biescas

El periodista Miguel Ángel Ordóñez, de 25 años, que trabaja para la revista dominicana Rumbo, y el fotógrafo Pablo Otín, de 40, han sido los ganadores del Premio Ortega y Gasset de Periodismo 1997, el primero en la modalidad impresa y el segundo en la de fotografía. El trabajo de Ordóñez, galardonado por mayoría del jurado integrado por directivos de EL PAIS y de PRISA, lleva por título Las cárceles, centros de muertes en la República Dominicana. Pablo Otín obtuvo el premio de fotografía por una instantánea sobre la tragedia de Biescas, distribuida a través de Efe. Inscriben así sus nombres entre los galardonados con estos premios de EL PAÍS, de los que se cumple la 14ª edición.

Con su decisión, el jurado ha reconocido la labor de investigación y denuncia realizada por el joven periodista español Miguel Angel Ordóñez en la revista Rumbo.Ordóñez, que imparte clases de periodismo en la Universidad Católica de Santo Domingo y recientemente ha sido nombrado director de la Escuela de Comunicación Social de aquella Universidad, es licenciado en Ciencias de la Información por la Complutense de Madrid. Natural de Andújar (Jaén), donde reside su familia, se trasladó a la República Dominicana hace tres años y desde hace dos forma parte de la redacción de Rumbo.

Su madre, Ana Isabel Anula, recibió ayer en AndúJar la noticia del premio ganado por su hijo. No fue posible hablar personalmente con Ordóñez, aunque si con sus compañeros de la publicación para la que trabaja, quienes destacaron la labor de denuncia que realiza el periodista español sobre temas espinosos, como la situación de las cárceles o las irregularidades en el reparto de tierras de propiedad estatal en la República Dominicana.

En su reportaje sobre las prisiones de dicho país, Ordóñez recorrió diversos centros penitenciarios y denunció las condiciones, a menudo infrahumanas, en que hombres, mujeres, niños y adultos cumplen o sufren la privación de libertad, sin que en muchos casos medie sentencia judicial. El trabajo premiado, en el que el periodista aportó tanto el texto como las fotos, vio la luz en la revista Rumbo fechada del 24 al 30 de julio de 1996.

Por su parte, el fotógrafo Pablo Otín, que trabaja como independiente, obtuvo el premio Ortega y Gasset en su modalidad de fotografía por una instantánea sobre la tragedia del pasado verano en Biescas (Huesca) que recoge un momento de la recuperación de los cadáveres tras la trágica riada. La foto, distribuida por la agencia Efe, fue publicada en portada por numerosos periódicos.

Noche trágica

La reacción de Otín a la noticia del premio fue de "sorpresa y gratitud", según manifestó ayer a este diario, porque "hay muchas fotografías que se merecen el galardón". Reconoció que, aquella noche trágica "en el momento de hacer la fotografía premiada ahora, ya intuí que esa instantánea tenía algo más, tenía fuerza y era impactante". De aquellas horas terribles, en las que murieron 86 personas entre el lodo, Otín recuerda "la confusión total de una noche de lluvia, en la que hubo que trabajar en muy malas condiciones".

Como finalistas de los premios Ortega y Gasset quedaron seleccionados una exclusiva de la periodista de la Agencia Efe en Ginebra, Carmen Valero, sobre Abusos cometidos por los cascos azules y la instantánea del fotógrafo Cristóbal Manuel que recoge la manifestación de "manos blancas" que se celebró en la Universidad Autónoma de Madrid, tras el asesinato por un pistolero de ETA del catedrático Francisco Tomás y Valiente y que fue publicada en el diario EL PAÍS.

El premio fallado ayer, en su modalidad impresa, continúa la línea de destacar y resaltar los valores del periodismo de investigación.

La última edición

En la edición del año anterior fueron galardonados los jóvenes chilenos Francisco Artaza y Alejandra Matus, del diario La Nación, por un trabajo sobre la implicación de la Dina (antigua policía secreta chilena) en el asesinato del ex ministro socialista Orlando Letelier.

Los dos periodistas habían trabajado en ese caso durante ocho meses y lo publicaron en un reportaje titulado Crimen en Washington DC. En el apartado de fotografía, el premio de 1996 recayó en el fotógrafo navarro Emilio Zazu, que captó la espectacular cogida de un ciudadano norteamericano en los Sanfermines.

Con carácter excepcional, motivado por el 20º aniversario de EL PAÍS, el jurado de los Premios Ortega y Gasset decidió también el año pasado, por unanimidad, conceder un premio extraordinario a los periodistas Juan Tapia y Antonio Franco, directores de La Vanguardia y de El Periódico de Cataluña, respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de abril de 1997