Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVA CRISIS EN LOS BALCANES

Las reglas de enfrentamiento son "más permisivas que las de Bosnia

La experiencia de Bosnia ha servido para corregir ahora algunos errores. Las reglas de enfrentamiento que llevan las tropas enviadas a Albania son "más permisivas", en expresión de un mando español, que las que tenían los primeros soldados llegados a los Balcanes, que llegaron a ser tomados como rehenes por las facciones en lucha.Los miembros de la FIP no sólo podrán hacer uso de "la mínima fuerza" necesaria para autoprotegerse, sino también para cumplir su misión, consistente en asegurar la distribución de la ayuda humanitaria, e incluso están facultados para detener a " personas que demuestren actos hostiles o criminales", siempre que las entreguen de inmediato a las autoridades locales.

El problema es, precisamente, la falta de cualquier autoridad local. Ése constituye el principal riesgo de la operación, más agudizado en el sur del país que en la zona donde se desplegarán los soldados españoles, según dijo ayer el general Manuel Lara Cimadevilla, jefe de la Fuerza de Acción Rápida, quien insistió en que Albania no sufre una guerra como la que había en Bosnia.

A cambio, se calcula que unas 200 bandas armadas campan por el país gracias a las 150.000 armas robadas de los arsenales militares, de las que sólo se han de vuelto unas 10.000. Noticias de prensa, que los responsables militares no se toman a broma, informan de la pérdida de material radiactivo. Por ello, la dotación del contingente español incluye un equipo de desactivación de explosivos, una unidad de protección NBQ (Nuclear, Química y Bacteriológica), un pelotón de morteros y otro de misiles contracarro Milán, estos últimos para el caso improbable de que se produzca un ataque directo.

Durante los diez primeros días de la Operación Amanecer, a partir del día D (15 de abril), las tropas de la FIP deben asegurar el control de los puertos de Valona y Durres y del aeropuerto de Tirana, para desplegarse luego con el objetivo de garantizar los puntos y rutas de distribución de la ayuda humanitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de abril de 1997