Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UCI se queda con la sangre de los ciclistas para fines científicos

La Unión Ciclista Internacional (UCI) ha echado más leña al fuego de los controvertidos y contestados análisis de sangre a los corredores. En un nuevo reglamento han añadido un artículo según el cual la muestra de sangre de los ciclistas que tengan un porcentaje de hematocrito igual o superior al 50% -a los que retira la licencia hasta que su nivel sea más bajo tras un periodo mínimo de 15 días- quedará en poder de la propia UCI que la podrá utilizar para "investigar sobre la salud de los corredores".Aunque la UCI asegura que la investigación será del todo anónima, el artículo ha merecido el calificativo de "indignante" por parte de los ciclistas, por boca de José Luis Laguía, presidente del sindicato internacional de corredores, quien considera, además, que atenta contra la intimidad de los ciclistas. "¿Por qué tiene que ser de la UCI ?", se pregunta Laguía. "¿Quién garantiza la confidencialidad cuando los análisis los efectúa una empresa privada?". El material con que se encontraría la UCI sería de un valor incalculable, pero contravendría uno de los principios básicos de la investigación, que es la voluntariedad del investigado, en este caso inexistente.

Al mismo tiempo, la propia UCI ha reconocido errores en la puesta en marcha de los exámenes de sangre, sin un protocolo intachable y detallado, provocados por una "presión social" que exigía una respuesta rápida. Ha convocado reuniones de trabajo para perfeccionarlo, pero mientras tanto sigue aplicándolo. El COI los considera inaplicables en unos Juegos Olímpicos por discriminatorios y contrarios a las ideas religiosas de muchos atletas. Además, serían recurribles ante los tribunales laborales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de marzo de 1997