Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU busca a u miles de refugiados ruandeses perdidos en la selva de Zaire

Funcionarios de las Naciones Unidas emprendieron el domingo pasado una operación para encontrar a miles de refugiados ruandeses perdidos en la selva del este de Zaire, y descubrieron a cientos de personas hambrientas y harapientas en los restos de un campamento invadido la semana pasada por los rebeldes zaireños.Aunque algunos de los refugiados habían vuelto al campamento de Tingi Tingi, los responsables de las Naciones Unidas explican que más de 100.000 desplazados se habían perdido en la jungla o huido hacia Ubundu, una localidad controlada por las tropas gubernamentales. Ningún cooperante internacional había visitado el campamento desde que fueron evacuados por la ONU hace nueve días. La mayoría de los 130.000 refugiados se habían marchado.

Los miembros de la ONU describen escenas de desesperación. Los 700 refugiados que habían regresado no estaban en condiciones de continuar la marcha. Docenas de niños esqueléticos estaban apiñados en chozas destrozadas repletas de enjambres de moscas. Algunos decían que habían sido abandonados por sus familias. También había unos pocos hombres en el campamento. La mayoría de ellos expresaban su deseo de volver a Ruanda, y echaron la culpa a los militantes hutus del antiguo Ejército ruandés y a las milicias por haberles mantenido como rehenes durante los últimos dos años.

El secretario francés de Acción Humanitaria, Xavier Emmanuelli, lanzó ayer un "grito de alarma" tras su visita a Ubundu, y anunció que su Gobierno tiene intención de crear un puente aéreo para ayudara los refugiados. Emmanuelli afirmó haber recibido "numerosos testimonios según los cuales se han cometido matanzas" en la zonas controladas por los rebeldes tutsis de Laurent Kabila. Funcionarios de. la ONU indicaron que iban a evacuar en avión a los refugiados más débiles y alimentar a los demás hasta que tuvieran fuerzas para hacer el viaje de 333 kilómetros hasta Ruanda.

Kabila dijo el sábado que iba a abrir "corredores seguros" para dejar que los refugiados volviesen a Ruanda. También ha prometido a los cooperantes que tendrán acceso a los refugiados en su territorio. Sin embargo, no es la primera vez que incumple sus promesas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de marzo de 1997

Más información

  • Desesperada situación en los restos del campamento de Tingi Tingi