John Richardson publica la segunda entrega de la biografía de Picasso

Entre los años 1907 y 1917 el arte vivió una década dorada en la que Picasso tuvo un protagonismo fundamental. Junto a Braque, inventó el cubismo y el arte dejó de ser moderno para pasar a ser contemporáneo. Este es el pe riodo que abarca ahora el segundo tomo de la biografía, considerada definitiva por los críticos, de Pablo Picasso que escribe John Richardson. Alianza Editorial, que ya, publicó el primer volumen en diciembre de 1995, sacará al mercado el segundo tomo hacia el 13 º de marzo, coincidiendo con la visita que el escritor realizará a Barcelona para re cibir el Premio Don Juan de Borbón 1996 que otorga la Funda ción Conde de Barcelona, pro movida por La Vanguardia. El galardón, que premia al mejor libro publicado en España el año anterior, le fue concedido por "la capacidad de Richardson para combinar en su obra la exhaustividad de la documentación, la calidad del estilo literario y la habilidad para conectar con un público amplio y no especializado".John Richardson (Londres, 1924) fue amigo personal de Picasso y ha elaborado esta biografía a partir de las conversaciones que mantuvo con el artista y con la gente de su entorno y, especialmente, tras una investigación exhaustiva en archivos y documentos en gran parte inéditos. Si en la primera parte de Picasso. Una biografía Richardson se recreaba en los años de formación, la etapa barcelonesa y las primeras etapas del artista malagueño, en la segunda se abarca la gran época cubista de Picasso. Describe su afán por destronar a Matisse como gran pintor moderno, su interés por el arte primitivo y por el ibérico -recuerda, por ejemplo, un robo de estatuillas ibéricas en el Louvre en el que el artista estuvo implicado- y su contacto con otros artistas que mantenían ambiciones e ideales paralelos, como Derain, Gris y Braque.Las mujeres

Tal como había anunciado Richardson en la presentación del primer volumen, es en la etapa cubista cuando las mujeres adquieren un protagonismo fundamental en la vida y obra de Picasso. El libro está plagado de anécdotas respecto a sus relaciones, siempre ambivalentes, con mujeres como Fernande Olivier, Eva Gouel e Irène Lagut, y tampoco faltan jugosas informaciones sobre el complicado entramado del, ambiente artístico en el que se movía Picasso durante esta época. En este último aspecto resultará fundamental el papel del marchante y mecenas alemán Daniel-Henry Kahriweiler, que fue uno de los principales apoyos de los artistas cubistas.

En esta biografía, Richardson parte de un Picasso dispuesto a romper con el pasado y cambiar el rumbo de la pintura y acaba con el abandono del cubismo y el retorno al clasicismo. En el intermedio, el artista ha mejorado ya su situación económica y ha alcanzado para siempre la fama.

El tercer y cuarto tomo de esta exhaustiva biografía están en proceso de elaboración y aún no tienen fecha de publicación.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS