Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ybarra afirma que los mercados van a seguir apostando por una unión monetaria amplia

La política económica del Gobierno recibió ayer el espaldarazo del presidente del Banco Bilbao Vizcaya (BBV), Emilio Ybarra, que no dudó en calificarla de "éxito" ante la junta de accionistas, en la ciudad que da nombre a la entidad. Sólo puso una objeción, el paro. Para superarlo pidió frutos rápidos al diálogo sobre reforma laboral. Ybarra hizo una defensa rotunda de la presencia de España en el grupo de cabeza del euro, tachó de "interesadas" las sugerencias para excluir a los países del Sur y aseguró que los mercados "seguirán apostando por una unión monetaria amplia".

Hizo también una expresa afirmación de independencia respecto a intereses políticos o ajenos al banco. Además, reclamó la recuperación del sosiego en el debate público, porque "la crispación no beneficia a nadie". Ybarra sorprendió a la junta con un discurso de calado sociopolítico."Las acciones del nuevo Gobierno", dijo el presidente del grupo financiero vasco, "se interpretaron como una señal de que la política económica apostaba fuertemente por pertenecer al grupo de cabeza de la unión monetaria [ ... ] Así, los mercados financieros han llevado los tipos de interés a largo plazo y los diferenciales con los países occidentales a niveles nunca vistos".El presidente del BBV subrayó que "la estabilidad de la divisa española y las ganancias en los mercados de renta variable" han sido otras muestras de ese respaldo. Sobre la reciente tormenta en tomo a la dimensión inicial del área de la moneda única, calificó de ', declaraciones interesadas" las que "sugieren la exclusión de los países del Mediterráneo", y dijo que "los mercados han apostado y lo seguirán haciendo por la creación de una unión monetaria amplia".

El éxito de la política económica del Ejecutivo ha estado apoyado, explicó, en "una política monetaria rigurosa y prudente por parte del Banco de España, que ha conseguido una gran credibilidad", y por la "coordinación entre la política fiscal y la monetaria, que había sido escasa en años anteriores". También lanzó una flor a los agentes sociales, porque "han recuperado unas cotas de responsabilidad y de realismo [ ... ] muy importantes para hacer frente a los retos que se avecinan".

La única sombra que percibe el presidente del BBV es el paro, "el más alto de los países de la OCDE". Por ello pidió a empresarios y sindicatos que agilicen una reforma del mercado de trabajo que "supere la actual división entre trabajadores fijos y temporales".

Reclamó diálogo y sosiego también para los grandes asuntos políticos. "Se debe crear un clima donde las diferentes propuestas sobre la articulación del Estado de las autonomías o el futuro del Estado de bienestar se presenten y discutan de forma sosegada", dijo. "Hemos aprendido del pasado reciente que el clima de crispación no beneficia a nadie y perjudica a casi todos".

Ybarra puso interés en dejar bien claro, por otra parte, que el grupo BBV "quiere ser dependiente de los clientes, de los accionistas y de la sociedad en general, sin condicionamiento de intereses políticos ni de intereses ajenos a nuestro grupo".

El momento más emotivo se produjo cuando el presidente hizo, por primera vez en un acto como éste, una referencia a la situación de Euskadi. Con voz temblorosa en algún momento, declaró: "No somos ajenos a esta tierra donde nacimos... y a la que nos sentimos profundamente vinculados..."

"Deseo fervientemente", añadió, "que los principios democráticos primen sobre la sinrazón, y que, con el esfuerzo de todos [ ... ], el País Vasco vuelva a ser un lugar de encuentro, de proyectos innovadores y de convivencia pacífica". El mensaje tiene una especial relevancia, porque una de las dos personas que ETA mantiene secuestradas, Cosme Delclaux, pertenece a una familia ligada al banco.

Efectos del euro

Sobre el futuro, Ybarra opinó que "la historia camina en una dirección a la que va a ser muy difícil oponerse, hacia el equilibrio presupuestario y la reducción del peso del sector público en la economía". Por ello defendió la desaparición "del intervencionismo público, en todas sus manifestaciones".Otro aspecto que mereció su atención, durante una larga intervención de 24 folios mecanografiados, fueron los efectos para la economía de la introducción de la moneda única. "El euro es bueno para toda la sociedad, pero a corto plazo no lo es tanto para las entidades financieras", advirtió. Para el presidente del BBV, el sector bancario caminará hacia una situación de menores ingresos que "se traducirá en una profunda modificación del mapa financiero", en la que serán absorbidas las entidades menos preparadas.

La junta, a la que Ybarra acudió con los mejores resultados de la historia del grupo, sólo registró un pequeño sobresalto. En ruegos y preguntas, una empleada del gabinete de presidencia del banco, María Pía Arana, pidió la dimisión de Ybarra y los tres vicepresidentes y su sustitución por Pedro Luis Uriarte (consejero delegado) con José Ignacio Goirigolzarri (director general) como segundo

[José María Aguirre González, presidente del Banco Guipuzcoano, que ayer celebró en San Sebastián la junta de accionistas, propuso una federación de bancos medianos para competir con los grandes. El Guipuzcoano ya tiene un acuerdo con el Sabadell. Obtuvo 3.146 millones de beneficio neto en 1996, un 13,5% más que en 1995].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de febrero de 1997

Más información

  • El presidente del BBV califica de "éxito" la política económica, pero advierte sobre el paro