Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La unión de Clas, Larsa y Ato da paso al mayor grupo lechero nacional

Central Lechera Asturiana (Clas) y las empresas Ato y Larsa, actualmente integradas en Iberlat, controlada por la francesa Compagnie Laitiére Européenne (CLE), han suscrito un protocolo para la fusión de las tres sociedades y la constitución de la Corporación Alimentaria Peñasanta. Clas contará con el 66,66% del nuevo grupo, y el 33,33% restante estará en manos de Iberlat.

La nueva sociedad se convertirá en el primer grupo lechero del país, con tina facturación prevista para este año de unos 80.000 millones de pesetas, una recogida de 850 millones de litros de leche al año, nueve centros de producción en Cataluña, Asturias y Galicia y 1.450 trabajadores. Con todas sus marcas, controlará el 15% en las ventas de leche líquida, el 30% del mercado de mantequilla y el 25% del de nata.:Los dos líderes actuales en el sector son Pascual y Leyma-Lesa, con una recogida cada uno en torno a 500 millones de litros anuales. El proyecto de fusión se enmarca en los movimientos en marcha dentro del sector lechero para lograr una mayor concentración de empresas y la formación de unos pocos grandes grupos, con cuotas cercanas al millón de toneladas de leche.

Según los datos facilitados por Pedro Astal, principal responsable del nuevo grupo, de cuya gestión se harán cargo los directivos de Clas, la operación se ha hecho en base a los recursos y a las aportaciones de cada una de las sociedades, sin que haya ningún banco en concreto detrás. Una pequeña parte de los socios de Clas se oponen al proceso de fusión y tienen presentada una demanda.

Corporación Alimentaria Peñasanta nace con un capital social de 12.000 millones de pesetas. 8.400 millones han sido aportados por los asturianos y los 3.600 millones restantes corresponden a los franceses de Iberlat (CLE). El nuevo grupo tiene un inmovilizado de 16.000 millones de pesetas y unas deudas de 8.000 millones de pesetas. La mayor parte corresponden a Ato y Larsa.

Beneficios y pérdidas

Clas tiene prevista este año una facturación de 50.000 millones de pesetas y es una sociedad con beneficios. En cambio, Ato y Larsa no han tenido la misma trayectoria en los últimos años. Larsa tiene una facturación de unos 16.000 millones de pesetas y Ato de 14.000 millones.Ambas firmas fueron elegidas en 1990 por los franceses de CLE para formar un gran grupo lechero en España en 1990. Sin embargo, lejos de construir ese gran grupo, la pérdidas en ambas sociedades han ascendido en este periodo a miles de millones de pesetas, pese a subvenciones de la Xunta de Galicia, que no ha querido cifrar Jordi Mercader, responsable de Iberlat.

En medios de la industria, lechera ha causado cierta sorpresa que una firma saneada como Clas haya optado por hacer un gran grupo con dos firmas cuya historia está plagada de graves tropiezos económicos. Responsables del grupo francés han puntualizado que los malos resultados de las dos firmas se produjeron solamente hasta 1995, mientras en 1996 ya cuentan con balances equilibrados.

Para el proceso de fusión, los franceses han tenido que tapar todos los agujeros en las dos firmas que controlan. En medios lecheros se considera que la entrada de Ato y Larsa en el nuevo grupo es el primer paso para que los bancos franceses que se hallan detrás de CLE abandonen su proyecto y sus pérdidas en España.

Clas ha figurado en los últimos años en todas las quinielas como centro de presuntos proyectos para la creación de un gran grupo lechero en la cornisa cantábrica, junto con Leyma, Iparlat, Lesa o llas. Sin embargo, su presidente, Jesús Saénz de Miera, ha rechazado siempre esos planes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de febrero de 1997

Más información

  • La firma asturiana controlará el 66,66%, y socios franceses, el 33,33%