Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Reducida Shakespeare Company ataca las obras completas del genio

Gurruchaga, Montesinos y Josu Ormaetxe forman el grupo

Si alguien duda que los 37 textos que escribiera el mayor dramaturgo de todos los tiempos se pueden representar en 97 minutos que vaya a ver Las obras completas de William Shakespeare (abreviadas), pieza desternillante con la que sus autores, los californianos Long, Singer y Winfield han triunfado ya en Londres y Estados Unidos. En España, la Reducida Shakespeare Company son los actores Javier Gurruchaga, Guillermo Montesinos y Josu Ormaetxe, que estrenan el espectáculo el viernes en Badajoz.

Para poner orden al caos, estos tres actores se han traído de América al director y actor Jon Patrick Walker, buen conocedor de este atrevimiento, ya que él ha dirigido y representado en Estados Unidos una obra que pudo ser vista, en versión catalana, durante el Grec 95. En el programa de mano se advierte que no está recomendada para "personas con insuficiencia cardiaca, problemas de espalda, licenciaturas en inglés, desórdenes en el tímpano y / o gente propensa al vértigo"."Estamos ante un montaje que aborda tópicos-típicos divertidos, que muestra en teatro eso que se ve en los breviarios y diccionarios, donde se invita a aprender inglés en una tarde o estudiar a Agatha Christie mientras se vuela en avión", dice Gurruchaga. "Es ese concepto del estrés, de aprender todo deprisa y corriendo", añade el actor, que se enamoró de la obra cuando la vio en Londres, por recomendación del director José Carlos Plaza.

La versión en castellano vale la pena sólo por ver a Guillermo Montesinos interpretando a Ofelia y Gertrudis personajes femeninos de Hamlet. Aunque hay otros atractivos disparates en este espectáculo vertiginoso, que produce Espectáculos Ibéricos y Fila 7.

Cuando a Gurruchaga se le señala que Shakespeare, sus historias y personajes pueden no ser reconocibles por los espectadores, contesta rotundo: "Creo que es el mismo riesgo que existe si se hace un Calderón, Lope o Cervantes". Sobre esta cuestión, Montesinos apunta: "El que conoce a Shakespeare va a identificar todo, y el que no, le va a sonar... Además hay una adaptación humorística a nuestro contexto, a la vida cotidiana espanola", señala este actor, que en los últimos años ha hecho poco teatro, tras su triunfo en el cine y la televisión.

No es el caso de Gurruchaga, quien también goza de gran popularidad, pero a base de estar tocando todos los palos constantemente: cine, canción, televisión y teatro. "A nosotros nos ha llegado la versión que se estrenó en Nueva York y hemos creado un equipo junto al adaptador, Jenaro Talens, para hacerlo más comprensible. Además hemos investigado inucho", señala. Y Montesinos agrega: "Por ejemplo, hemos descubierto que Shakespeare conocía perfectamente el bacalao al pil-pil

De los tres actores, el que más Shakespeare ha hecho es Ormaetxe, que ha trabajado en todos los montajes que Plaza ha realizado de este autor. Mejor conocedor aún es el director, al que irónicamente Gurruchaga llama Johnny Walker. Jon Patrick Walker confiesa haberse encontrado con tres actores muy idóneos para este montaje: "Son muy buenos, y encima están más locos que nosotros. Han entendido que el texto no es sagrado y me ayudan mucho a introducir elementos de humor a la española que yo no podría hacer solo".

Sexo y asesinatos

Patrick Walker concluye: "Bill [refiriéndose a Shakespeare] era un escritor bastante bueno, pero utilizaba demasiadas palabras, así que lo que hemos hecho es saltamos el desarrollo en profundidad de los personajes, la inconsistentemente entrelazada trama secundaria, las sabrosas reflexiones filosóficas acerca de la condición humana. Y nos hemos abalanzado directamente sobre el sexo y los asesinatos".

Tras su estreno en Badajoz, el montaje hará una larga gira por toda España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de enero de 1997