El Congreso participará en la reforma constitucional del Senado

Una comisión mixta Congreso-Senado decidirá la reforma constitucional para adaptar la Cámara alta al Estado de las autonomías. Los presidentes del Congreso, Federico Trillo, y del Senado, Juan Ignacio Barrero, así como todos los partidos que componen la ponencia de la reforma de la Cámara alta, asumen la creación de esta comisión en la medida que la reforma de una Cámara afecta a la otra. Será el primer paso trascendente que adopte la ponencia en el segundo periodo de sesiones.

La configuración del, Senado como Cámara de las autonomías lleva consigo que será Cámara de primera lectura en temas de contenido autonómico, que afecten a cuestiones como el Fondo de Compensación Interterritorial, a los convenios entre comunidades o a leyes de contenido autonómico -hoy lo es de segunda lectura a todos los efectos-, lo que supone una merma del poder actual del Congreso. Además de ello, precisa la reforma del artículo 90 de la Constitución.Lo mismo sucede con la pretensión de los miembros de la ponencia del Senado de que la Cámara alta influya en el nombramiento de órganos consultivos relacionados con las autonomías o en las decisiones europeas que afecten a las comunidades. Todo ello implica una reforma del artículo 69 de la Constitución a costa del poder actual del Congreso.

Estos asuntos, entre otros, tendrán que abordar la comisión mixta Congreso-Senado. Hasta el momento, en la ponencia de reforma del Senado, recientemente reconstituida, el consenso es amplio en cuanto a las funciones de la futura Cámara territorial -todo lo relacionado con las autonomías-, en su composición e incluso no hay mayores problemas en el procedimiento de elección de los senadores. En esta cuestión la nueva ponencia -formada por los mismos partidos que la anterior- acepta el trabajo realizado por el equipo precedente en la última legislatura.

Concretamente, según lo avanzado por la anterior ponencia, las elecciones de los senadores ya no coincidirán con las del Congreso, sino con las de cada comunidad autónoma y en las de régimen común con las elecciones municipales y autonómicas. El ámbito será la comunidad autónoma y se añadirán otros miembros en función de la representación en los Parlamentos autonómicos.

El presidente del Senado, Juan Ignacio Barrero, declaró ayer que "ha llegado la hora de la verdad" para su reforma. Cree que, además de las innovaciones que le den peso autonómico, el Senado debe ser Cámara de segunda lectura y de control del Gobierno.

Barrero pide cautela para que la reforma constitucional no se vaya de las manos por la presión de los nacionalistas y se limite exclusivamente a los artículos que afectan al Senado. Secretario general de Nueva Izquierda, subrayó, a su vez, que la financiación irregular "no sólo ha afectado al PSOE, sino también a otros partidos, entre ellos claramente el PP". En este sentido, mencionó el caso Naseiro, que se cerró por un simple "proopone totalmente a que se aborde el Título VIII de la Constitución, dedicado a las autonomías.

Uno de los temas mas polémicos que abordará la ponencia es el tratamiento de los hechos diferenciales en la Cámara alta. Su vicepresidente, Joan Rijol, de CiU, propone que los grupos de las nacionalidades puedan plantear recursos de inconstitucionalidad en los temas que afecten a sus hechos diferenciales, como la lengua. Pío García Escudero, portavoz del PP, está dispuesto a estudiar estas propuestas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de diciembre de 1996.

Lo más visto en...

Top 50