Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cebrián: "Maestros y alumnos carecen de tiempo para nuevas tecnologías"

Clausuradas las jornadas educativas de Santillana

"Los verdaderos maestros, y los verdaderos alumnos, no tienen hoy tiempo suficiente para uso de las nuevas tecnologías a menos que se decidan a abandonar las antiguas", según Juan Luis Cebrián, consejero delegado del Grupo PRISA. En la clausura de la XI semana Aprender para el futuro, organizada en Madrid por la Fundación Santillana, Cebrián analizó ayer los riesgos de la revolución tecnológica.

Uno de los factores críticos para los usuarios de nuevas tecnologías es el tiempo, según expuso Cebrián en su ponencia, titulada Hipnosis, caos y espectáculo: "Los navegantes del ciberespacio, como los de los océanos, necesitan tiempo para adentrarse y bucear en las aguas excesivas, a veces procelosas, y no siempre limpias de la sociedad global de la información"."Por rápidos que sean los servidores informáticos, eficaces las redes y expertos los nuevos argonautas del universo digital, la búsqueda de datos y, sobre todo, el diálogo interactivo entre los usuarios exigen hoy cantidades inconmensurables de tiempo del que normalmente no disponemos", manifestó el ponente. Una de las consecuencias, añadió, es que predominan entre quienes utilizan estas tecnologías las personas que "no ejercen capacidad decisoria en sus comunidades" o "se caracterizan por una actitud diletante ante la vida".

El comportamiento del alumno cibernético, según Cebrián, es el de un autodidacta, con el consiguiente riesgo de acabar en "un ensimismamiento, en un encerramiento en sí mismo frente a su entorno más cercano". Algunos sueñan con que el interlocutor informático sea "un maestro, un sublime profesor" que le ayude en su formación a distancia, lo que frecuentemente es un espejismo, advirtió el ponente. Cebrián describió este mundo tecnológico como algo parecido al de la drogodependencia: "La pantalla crea adicción".

El debate de la última jornada de la semana de la Fundación Santillana, celebrada en la sede de la Organización de Estados Iberoamericana, fue presidido por el secretario general de Educación, Eugenio Nasarre. La clausura fue presentada por Ricardo Díez Hochleitner, vicepresidente de la Fundación Santillana y director de las jornadas.

En el análisis de Cebrián sobre las "fronteras indudables e invisibles" del ciberespacio, la sensación de "absoluta independencia y libertad" que producen las nuevas tecnologías a veces es engañosa, y, de hecho, auguró que se producirá "un cierto caos social" en los ámbitos de la información, la cultura y la educación.

La educación no se librará de la tendencia al espectáculo, al "fulgor de las estrellas", que ya ha hecho mella "incluso en los diarios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de noviembre de 1996