Prodi asegura a Kohl que la lira volverá al sistema monetario para fin de año

El anuncio de que la lira volverá a incorporarse al Sistema Monetario Europeo (SME) para finales de año puede ser considerado oficial desde ayer, dado que el presidente del Gobierno, Romano Prodi, confirmó en Roma que así se lo había asegurado la víspera al canciller alemán, Helmut KohI, durante el coloquio que mantuvieron en Bonn. La petición de reingreso será cursada "en los próximos meses" de modo que la vuelta de la lira al sistema, del que salió en septiembre de 1992, sea efectiva en enero' de 1997, como exige el calendario de Maastricht.

Prodi, y más aún el ministro italiano del Tesoro, Carlo Azeglio Ciampi, ya habían sugerido con anterioridad estos plazos, pero nunca en un contexto tan formal como el de la reunión italo germana del pasado jueves. Hace un par de semanas, en la cumbre hispano-francesa de Nápoles, Prodi sostuvo que el retorno de la lira al SME no era una cuestión bilateral y no dio al presidente francés, Jacques Chirac, tantas precisiones.Pero la reunión con Kohl tenía como objetivo aclarar si Alemania podría poner objeciones de fondo a la incorporación de Italia a la Unión Monetaria Europea (UME) desde enero de 1999, incluso en el supuesto de que las cuentas italianas estuvieran formalmente de acuerdo con Maastriclit.

"Kohl me ha reiterado que ni él ni ningún otro miembro del Gobierno alemán han pensado jamás que Italia pueda quedar fuera del proceso del euro, y me ha dicho que espera que nuestra convergencia sea rápida y eficaz. Yo le he asegurado que nuestra' política económica será coherente con los criterios de Maastricht, lo que significa, entre otras cosas, volver al SME antes del 31 de diciembre", explicó ayer Prodi. El Tratado de Maastricht prevé que los candidatos a entrar, en la unión monetaria hayan estado en el SME durante los, dos años anteriores al ingreso.

Ciampi añadió que la petición de reingreso se hará en cuanto sea claro que una de las dos cámaras del Parlamento italiano está a punto de aprobar la ley de Presupuestos Generales del Estado para 1997, cosa que no suele ocurrir antes de diciembre. Un problema a discutir en el seno del Comité Monetario y del Ecofin será, entonces, el tipo de cambio. Los industriales italianos lo querrían situar en más de 1. 100 liras por marco, mientras que sus competidores franceses y alemanes hablan de 200 liras menos. Las noticias dadas por Prodi hicieron que la divisa italiana siguiera subiendo ayer en los mercados.

Según dijo Prodi ayer, el Gobierno no esperará una baja de tipos de interés para reintroducir la lira en el SME. La bajada "se puede producir o no, es una decisión del banco central".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de octubre de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50