Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Horas ganadas

Insituciones o empresas que han suprimido esperas y aglomeraciones en sus servicios con dinero o dedicación

¿Por qué estar una hora de pie un día libre para ver una película subtitulada? ¿Y cómo aguardar con pocos grados sobre cero para ver en directo las canillas de Pantic tirando una falta? En una ciudad de más de tres millones de habitantes, en una región de cinco, ¿cuántas preciosas horas se pierden así? Muchas filas tienen remedio, poniendo ingenio, dinero y tiempo. Y han desaparecido de la vida: la cola frente al teatro, incluso la de algún hipermercado. Pero quedan muchas, esperas inútiles. Valgan aquí unos cuantos ejemplos de uno y otro caso.

La taquillera o el funcionario agobiados por un montón de caras al otro lado del cristal son historia en algún caso. Con la ayuda de la informática, la tarjeta de crédito, el cajero automático o el ingenio. Los últimos tiempos han suprimido algunas aglomeraciones clásicas.Gorgoritos fáciles. Los aficionados a la ópera siempre fueron pacientes y tozudos. Se han enfrentado a sorteos para abonos en lo que el ordenador no reconocía su nombre, han mandado cartas de más con nombres de amigos para tener más posibilidades de acudir a su espectáculo favorito... han esperado horas y horas a la intemperie para conseguir el billete sobrante para su obra predilecta Parece que ahora el teatro de la Zarzuela ha encontrado la clave para enterrar sorteos injustos y enormes aglomeraciones, dicen en el centro.

MÁS INFORMACIÓN

A no ser que el próximo 17 de octubre -primer día que sale_ a la venta el primero de los abonos para la temporada- se demuestre lo contrario. Esa jornada, a partir de las 11.30 y hasta las 17.00, en cinco centros nacionales (el propio teatro de la Zarzuela, el Olimpia, María Guerrero, Comedia y Auditorio Nacional) se puede comprar el abono, en cualquiera de sus tres clases: para las tres óperas y las dos zarzuelas de la temporada; para las óperas sólo o para las zarzuelas únicamente.

El 17 y el 18 se venden abonos para la primera representación de cada obra. El 24 y 25, para la segunda representación... y así sucesivamente, a razón de dos días por jornada de representación, hasta concluir los días 12 y 13 de noviembre con la quinta representación, tal y como se explica en un folleto que la Zarzuela ha editado a tal efecto. Un abono para la mejor ubicación del teatro -butaca de patio desde las filas 1 a 12, y centrales del primer piso- y para todas las obras (óperas y zarzuelas) cuesta 46.200 pesetas. Sólo se venderán dos butacas o un palco por persona de los abonos para todo o sólo óperas. El 14 y 15 de noviembre, se venderán las sobrantes. Se puede pagar además con cuatro tarjetas de crédito.

En cuanto a las localidades sueltas, se ponen a la venta el 3 de diciembre, siempre con la limitación de dos butacas o un palco por persona. Pero el espectador no puede utilizar el teléfono.

El invento de un híper. El hipermercado Alcampo de Moratalaz -el que, según fuentes de la empresa es el que tiene más clientela de España- inició hace tantos meses, un experimento que ha resultado ser todo un éxito: si el cliente esperaba más de cinco minutos en una cola para pagar, se le regala su compra. "No se dio publicidad al experimento", contaba un portavoz de la cadena (que tiene 9 híper en la región, incluido Jumbo y Expreso), "pero un buen día, tras ocho meses, se enteró la Prensa e incluso con ello sólo hemos tenido que regalar dos compras. Y ocurrió al principio, antes de que se enterase la gente por el periódico". El procedimiento es así: si se vislumbra un tiempo de espera largo, una cola, se avisa a una cajera o a un empleado, quien empieza a contar el tiempo. Si discurren cinco minutos, el cliente no tiene que pagar. "El año que viene, se trasladará a los otros centros", añadió el portavoz. El invento es el resultado de una inversión -cuyo montante no reveló el portavoz- y un complejo estudio de flujo de personas, que incluye tener siempre disponible un retén de cajeras.

La ñ de la Escuela Oficial.

La institución pública que enseña lenguas extranjeras a razón de 8.000 plazas cada curso era un clásico de las colas. Hasta hace dos cursos académicos, cuando los responsables decidieron tomar cartas en el asunto. Ahora, según explicaban el pasado jueves en la secretaría de la Escuela Oficial de Idiomas, el sistema es más complicado pero más cómodo y justo para el aspirante. Un sistema del que los antiguos alumnos se libran. Ahora, en los meses de mayo y junio, se hace una preinscripción. Los aspirantes se apuntan. Luego, se celebra un sorteo que decide una letra. Ocurre en julio. Los aspirantes cuyo apellido comience por esta letra (este año fueron pocos, la letra que designó el sorteo fue la eñe) se pueden acercar a la Escuela a estudiar las ofertas que hay: en horarios e idiomas. Y así durante unos cuantos días. El bombo decide quién tendrá más oportunidades para ocupar alguna de las plazas que ofrece la escuela.

Por teléfono y cajero. Hay dos números con prefijo 902 que permiten conseguir entradas para el teatro o el cine en Madrid y en varias localidades de la Comunidad. Los dos son un servicio vinculado a Cajas de ahorro catalanas: 902 38 33 33 (Tel-entradas Caja de Cataluña) y 902 33 22 11 (Servicaixa). El comunicante paga un ligero impuesto por llegar un rato antes al espectáculo y recoger un sobre con sus entradas cuya ubicación sabrá de antemano. El pago es con tarjeta de crédito y no se admiten devoluciones. El plus consiste en que llamar a un número 902 implica 17 pesetas de entrada y si es por la mañana, 31 pesetas por minuto. Cuatro operadores de Tel-entradas, que funciona de 8.00 a 01.00 ininterrumpidamente venden billetes para siete teatros o auditorios de sendas localidades de Madrid (hay uno fijo, el Teatro Auditorio de Alcobendas) y para 16 teatros de Madrid, además del Monumental, que funciona a veces.

Servicaixa, la competencia del anterior, sirve localidades por teléfono y en cajeros. Funciona las 24 horas y vende entradas para cinco espectáculos de teatro ahora mismo a través del 902 33 22 11. Con otro número de teléfono, el 902 33 32 31, se pueden sacar entradas para cuatro cines, tres de ellos de la capital: Proyecciones, Gran Vía y Luchana, y para Parquesur. Hacer tal operación lleva 50 pesetas de recargo "porque así lo exigen los cines", informaron ayer fuentes de la organización. La misma operación se puede realizar en cualquiera de los cajeros especiales que tiene la Caixa en 75 de sus sucursales ubicadas en todos los distritos.

Alejandro Colubi, el presidente de la asociación de empresarios teatrales explica que todas las salas han negociado con Telentradas las mismas condiciones: "Ellos ponen los ordenadores, el personal, el papel de la entrada, la línea especial y el mantenimiento, además de una campaña de publicidad. Nos cobran un 6% de cada entrada vendida. Estamos muy contentos, lo que no entiendo es por qué los teatros nacionales, que estaban en la negociación, todavía no venden por teléfono, cuando nosotros empezamos hace ya dos años... ". Preguntado por el segundo operador, respondió: "Es más caro".

Venden por teléfono todos los teatros, salas alternativas incluidas, salvo 10, entre ellos el Español (municipal) y los nacionales, es decir, los que dependen de Cultura: el Olimpia, el María Guerrero, la Comedia y la Zarzuela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de octubre de 1996