Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antonio Pernas presenta para la mujer trajes marcadamente masculinos

Verdú presenta tonos cálidos y Morago, colores fuertes

Acercar la mujer al hombre. Esto es lo que ha hecho el diseñador gallego Antonio Pernas en la colección que presentó ayer en la Pasarela Cibeles de Madrid. Trajes marcadamente masculinos, con el pantalón como prenda estrella, fue la propuesta de Pernas, que contó con la modelo Cathrine Knusen, novia del príncipe heredero de Noruega.

El punto desagujado y transparente, en colores pasteles casi empolvados, de Joaquim Verdú, y el fuerte colorido de mezcla africana por el que apostó Pedro Morago para el hombre, fueron otras de las propuestas de la pasarela madrileña en la jornada de ayer.Definitivamente, Antonio Pernas ve a la mujer de la próxima primavera con una imagen unisex, con pantalones muy rectos, formas muy geométricas y prendas pegadas al cuerpo Inspirado en los años treinta y más cercanamente en los setenta, Pernas retorna el modelo de la más chic sastrería inglesa y de la Inglaterra de los pantalones de cuadros y las chaquetas entalladas de talle alto. El diseñador coruñés, que el próximo mes abre tienda en Madrid -"forma parte del proyecto que siempre hemos tenido de ser nosotros nuestros propios distribuidores"-, presentó interesantes modelos en piel -cuero y ante-, todo en sus colores ya habituales: crudos, blancos, granates y cámeI.

La calle es hacia donde dirige su mirada Joaquim Verdú. Comercial, femenina y en tonos muy cálidos fueron las características de la colección de este diseñador catalán, que combinó sus ya clásicas prendas de punto con sus nuevos diseños textiles. Las transparencias de sus crepres de lino hicieron las delicias del público.

"La gente necesita animación", dijo ayer un Pedro Morago vestido de negro y con su pelo recogido en una trenza. Morago ve a los hombres en colores, mezclando potentes tonos y muchos cuadros. Rojos con naranjas, azules con amarillos y verdes, naranjas con amarillos son algunas de las propuestas de este diseñador vallisoletano que también presentó una línea más clásica, con chaquetas largas, y una serie colonial, de perfectos linos blancos. Alessandro Lecquio, el ex de Ana García Obregón, fue uno de los modelos con los que contó Pedro Morago para su propuesta de cara a la próxima primavera-verano.

Por la mañana, Elio Berhanyer, autor de los famosos uniformes de las azafatas de Iberia y presente por prímera vez en esta Pasarela Cibeles, apostó, como siempre, por una mujer clásica, muy cercana a la alta costura. Con sastres clásicos en dos tendencias, cortos con cinturón y largos sobre vestidos, Elio Berhanyer también presentó unos estampados florales, casi los primeros de esta pasarela, diseñados por él mismo. La firma A menos cuarto, de Mila y Tucho Balado, apostó como siempre con la moda radicalmente juvenil, en la que los tejidos tecno fueron una de las estrellas de sus propuestas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de septiembre de 1996