Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menese, recuperado

Como es preceptivo, la sesión inaugural estuvo dedicada a la lectura de informes diversos, tan enfadosos como la rendición de cuentas del anterior congreso, y a la elección de la mesa del congreso actual.Aquí los congresistas se enzarzaron en reiterativas y no menos engorrosas cuestiones, sobre aspectos reglamentarios y de procedimiento, ya que desde la presidencia de la comisión había sido propuesta una candidatura cerrada y parece que esto no había ocurrido nunca.

Pero tales controversias son buena parte de la salsa de estos congresos. Al final se produjo la elección y todos tan contentos. Ya los horarios previstos, sin embargo, eran pura utopía y todo el resto de la programación fue con más retraso que un tren mixto de antes de la guerra..

A las nueve de la noche estaba prevista una recepción por el presidente de la Diputación, en la que sería presentado un disco de cantaores sevillanos de principios de siglo, con una selección de cantes no reeditados, pero hora y media más tarde todavía no había aparecido ni una cerveza para nadie. El presidente de la Diputación no hizo acto de presencia, el disco ni lo vimos ni lo oímos, y nadie dijo una palabra.

Por lo menos cantó José Menese, como estaba previsto, acompañado a la guitarra por Enrique de Melchor y Antonio Carrión. Pero también al recital llegaron las múltiples incidencias de la jornada, puesto que estaba previsto al aire libre, en el patio de la Diputación, donde se habían llegado a hacer pruebas de sonido, cuando un inoportuno chaparrón hizo cambiar los planes rápidamente y el recital se improvisó en una sala cerrada. Al final tuvimos por lo menos una alegría: la de comprobar que el gran cantaor de La Puebla de Cazalla está perfectamente recuperado de sus graves problemas circulatorios de hace unos meses. Canta muy bien y está perfectamente de facultades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de septiembre de 1996