Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel Galván, Terremoto hijo y Niño Josele, los mejores jóvenes

Terminó el Concurso de Jóvenes Intérpretes que inauguró la IX Bienal de Arte Flamenco de Sevilla. Se cerró anoche con la entrega de premios y la actuación de los triunfadores y, como invitado especial, el cantaor Pansequito y el guitarrista Niño de Pura. Para la fase final habían sido seleccionados 15 participantes, cinco por cada faceta (cante, toque y baile). Entre ellos, algunos de los nombres más interesantes del flamenco joven actual. Los premiados . obtuvieron medio millón de pesetas cada uno.

El jurado, formado por artistas profesionales del flamenco, lo tuvo bastante claro y no necesitó más de una hora para decidir los premios. Algún periódico sevillano se ha referido a la ausencia de Carmen Linares, miembro del jurado, en los dos primeros días de competición; según se infórmó ayer, se había convenido así por compromisos previos de la cantaora, pero ésta pudo juzgar a través de los vídeos todas las actuaciones.

El primer' premio de cante fue para Fernando Terremoto, el hijo de aquel cantaor jerezano cuya memoria es imborrable. David Pino, de Puente Genil (Córdoba), y Joselito de Lebrija contaron también con el favor del público.Dos formas de bailar

Los grandes candidatos al premio de bailaores fueron Israel Galván y Antonio el Pipa, quienes representan dos formas completamente distintas de entender el baile flamenco. Si Galván prioriza la técnica sobre el pellizco, elaborando mucho todas sus creaciones y explorando incluso formas conceptuales bastante modernas, el jerezano Pipa, sobrino nieto de aquella impagable Tía Juana la del Pipa, se inclina decididamente por la herencia de la sangre, el baile aprendido en el seno de la experiencia fámiliar, aunque él también haya aportado un -aprendizaje académico a su formación, lo que le hace un bailaor realmente completo. Finalmente el premio se decidió a favor de Israel Galván, bailaor que indudablemente está en racha, pues hace alrededor de un mes se llevó el primer premio de baile en el Festival Nacional del Cante de las Minas de La Unión.

También en el arte del toque se planteó al jurado el mismo conflicto entre dos formas diferentes de entender. El almeriense Niño Josele, quien finalmente se llevó el premio, es un gitano de formación autodidacta, quizás no muy técnico, pero que imprime gran jondura a sus toques, mientras el madrileño Juan Carlos Gómez Pastor tiene una formación más culta y se le nota. El granadino Miguel Ángel Cortés tuvo una notable actuación.

Anoche, ante un teatro Lope de Vega totalmente lleno, los tres concursantes premiados confirmaron su valía con actuaciones triunfales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de septiembre de 1996