El torero falleció en el propio ruedo

, El doctor José María Aragón, cirujano jefe de la plaza de Valencia, que intervino quirurgicamente a Curro Valencia, tiene la impresión de que el torero murió en el propio ruedo. Cuando las asistencias entraban en la enfermería llevando al torero en brazos, el doctor les dijo a los miembros de su equipo: "Hay que actuar a vida o muerte".

La cornada, al parecer, era mortal de necesidad, según el parte facultativo firmado por José María Aragón, que dice así: "Francisco Gázquez Fernández (Curro Valencia) presenta una midriasis bilateral y, además, un paro cardiocirculatorio producido por una herida en hemitórax derecho, línea axilar, de 10 centímetros, que sangra abundantemente, con gran enfisema subcutáneo en dicho hemitórax y cuello

Más información

Los toreros participantes en la corrida, otros muchos que la presenciaban, se arremolinaron junto a la enfermería, muchos de ellos llorando. Poco después llegaban la esposa de Curro Valencia, Dolores, y uno de sus hermanos, y se produjeron escenas de intenso dolor. Dentro de la consternación general, algunos hacían manifestaciones entrecortadas de sentimiento, y ponderaban las virtudes del subalterno fallecido. "Esta fiesta es así", dijo El Soro; "o estás en la gloria triunfando o esto que ha pasado hoy". Luis Blázquez, que va en la cuadrilla de su hermano, Víctor Manuel, apenas podía contener las lágrimas: "Me encuentro en una nube. Salí al ruedo, cogí un ramo de flores que habían lanzado allí y se lo traje a Curro".

A las 12 de la noche se instaló la capilla ardiente en unas dependencias del coso. Para llegar allí, compañeros del torero muerto llevaron el ataúd cruzando el ruedo, bajo los focos de la plaza, que estaba totalmente iluminada. Aquellos momentos fueron de gran emoción y los asistentes aplaudieron el paso del féretro.

Fue matador de alternativa

Curro Valencia llegó a tomar la alternativa. Fue en la plaza de Las Ventas, el 25 de abril de 1982 y se la dio Manolo Sales, que le cedió un toro de Puerto de San Lorenzo. El Melenas era el tercer espada. Los tres contrataron esta corrida después de haber acudido andando desde Valencia a Madrid para pedir una oportunidad.

Nacido el 30 de noviembre de 1948 en Benageber (Valencia), José Gázquez Curro Valencia debutó a los 24 años como novillero y en 1973 sufrió una cornada grave en Ávila. Cinco años después hacía su debú en Madrid.

Tras participar en su segunda corrida como matador el 26 de julio de 1987 en Valencia, decidió pasar a subalterno. Curro Valencia, casado y con dos hijos -el mayor de ellos quiere ser también torero- alternaba el toreo con la profesión de albañil.

En los últimos 15 años habían fallecido cuatro banderilleros como consecuencia de cornadas: El Chocolate, en 1981, en Albacete; Campeño, en 1988, en Madrid, y en Sevilla, Manolo Montoliu y Ramón Soto Vargas, ambos en 1992.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 27 de julio de 1996.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50